LOS MIEMBROS DEL CONSEJO EPISCOPAL DE LA DIÓCESIS JURAN SU CARGO EN UN ACTO EN EL PALACIO EPISCOPAL

Mons. Taltavull ha hecho un llamamiento a "ir a lo esencial del Evangelio, volver a la fuente y recuperar su frescura original".




El obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, ha presidido esta mañana el acto de juramento del nuevo equipo del consejo episcopal de la Diócesis de Mallorca. Este grupo de ocho sacerdotes, constituido de acuerdo con el can. 473 §4 del Código de Derecho Canónico, le ayudará en el gobierno diario de la Diócesis de Mallorca y a fomentar mejor la actividad pastoral.

El acto ha comenzado con la lectura del nombramiento de los nuevos miembros del Consejo Episcopal: Antoni Vera Díaz, vicario general; Nadal Bernat Salas, vicario episcopal para las relaciones institucionales y patrimonio histórico y cultural; Miquel Gual Tortella, vicario episcopal para la educación y la formación; Marià Gastalver Martín, vicario episcopal para el territorio de Palma, arciprestazgo de Ponent y arciprestazgo de Miramar - Vall de Sóller; Antoni Cañellas Borràs, CO, vicario episcopal para la Vida Consagrada y la Piedad Popular; Eugeni Rodríguez Adrover, vicario episcopal para la atención a las delegaciones y a los movimientos; Francesc Vicens Gomila, vicario episcopal para el territorio del arciprestazgo de Lluc-Raiguer, Nord, Llevant, Migjorn y es Pla y Jaume Estela Cortés confirmado como canciller - secretario general y secretario del Consejo Episcopal y nuevo moderador de Curia.

Después de la profesión de fe y el juramento, Mn. Antoni Vera, en nombre de los miembros, ha dirigido unas palabras a los numerosos invitados presentes, agradeciendo la confianza que el obispo ha depositado en ellos. Acto seguido, Mons. Taltavull ha explicado la misión específica de los consejeras, orientada en todos los casos a la sociedad y a sus conciudadanos, creyentes o no creyentes: "No podemos cerrar las puertas ni el corazón a nadie. Somos ciudadanos de paso universal", afirmó en su discurso.

Cada una de las misiones asignadas tiene un campo específico, en los que ha invitado a trabajar con "dedicación plena, actitud de servicio y creatividad", así como la aplicación de una "pastoral preventiva" que se adelanta a los acontecimientos. Dos aspectos son, según Mons. Taltavull, claves en este proceso: el eje transversal de evangelización, porque "todo lo que hacemos, decimos y somos debe ir impregnado de este espíritu evangelizador" y la comunicación, con la colaboración directa con los medios de comunicación. En este sentido, ha invitado a los medios a "ayudarnos a una información transparente, que ame la verdad y la objetividad responsable".

El Consejo se propone una tarea que abarque toda la realidad del pueblo de Dios, a través de "mucha presencia" y con una actitud de Iglesia en salida, como recuerda constantemente el papa Francisco.

El Vicario General y los Vicarios Episcopales tienen todas las facultades que el derecho les concede con potestad ordinaria y vicaria. A todos ellos les ha renovado las delegaciones y facultades habituales que tenían otorgadas anteriormente. El Vicario General y el Canciller - Secretario General son nombrados ad nutum Episcopio, es decir, que el Obispo les puede nombrar y remover cuando así lo considere oportuno, de acuerdo con el ordenamiento canónico. En cambio los Vicarios Episcopales deben ser nombrados por un tiempo determinado, tal como marca el derecho canónico can. 477 §1, por lo que los vicarios Episcopales han sido nombrados para 3 años.