LA ERMITA DE LLUBÍ SE LLENA DE FIELES EN UNA ENTRAÑABLE CELEBRACIÓN

En una jornada entre sol y lluvia, fueron cientos los que celebraron la eucaristía presidida por el obispo Sebastià.




Los feligreses de Llubí se reunieron el pasado domingo 10 de junio en la ermita del municipio para celebrar su fiesta y poner punto y final a las actividades parroquiales de este curso. En una jornada entre sol y lluvia, fueron cientos los que celebraron la eucaristía presidida por el obispo Sebastià.

La ermita del Santo Cristo de la Salud y del Remedio está situada a un kilómetro del casco urbano, casi al límite con Inca. Esta ermita fue edificada en 1896 por iniciativa del presbítero Antoni Cladera Fornés y bendita en septiembre del mismo año. Poco después de la construcción de la ermita, el edificio acogió una pequeña comunidad de ermitaños durante unos años (1897-1900). A mediados del siglo XX se reformó la cúpula y la sacristía se convirtió en camarín del Santo Cristo.

Está bajo la advocación del Santo Cristo de la Salud y de los Remedios, bien representado por una escultura de Lluís Galmés. En este oratorio, también se venera la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, que sustituye una virgen sagrario de un alto valor artístico que se destruyó en los años 50.