COMUNICADO DEL OBISPADO DE MALLORCA

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, decreta el cierre de todas las iglesias, capillas y lugares de culto.



Una semana después de la declaración del Estado de Alarma por parte del gobierno de España, y visto el agravamiento de la situación debido al contagio del coronavirus, el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, decreta el cierre de todas las iglesias, capillas y lugares de culto para evitar contactos innecesarios y en consecuencia la propagación de los contagios.

Se trata de un paso más, doloroso pero necesario, a los adoptados ya previamente, que va en la línea de facilitar que la gente se quede en casa y colaborar en el esfuerzo para, unidos, vencer la enfermedad.

Cabe destacar que la atención pastoral y espiritual a las comunidades queda asegurada, a través de otros medios telemáticos o vía telefónica. Igualmente, los servicios asistenciales, como Cáritas y tantos otros, continúan ofreciendo sus servicios e intensificando el trabajo de seguimiento y acompañamiento individualizado a nivel telefónico.

El acompañamiento a las familias en los tanatorios y cementerios se continuará haciendo de acuerdo a las medidas sanitarias y de seguridad que se han establecido.

Como ya se ha indicado anteriormente, además de seguir potenciando las muestras de solidaridad hacia los más necesitados y trabajar a favor del bien de todos, se pide a los fieles que intensifiquen la oración, y traten de seguir la Santa Misa a través de otros medios como la radio o la televisión.