ENVíO DE LOS PROFESORES DE RELIGIóN

La celebración tuvo lugar el pasado 13 de noviembre a la Seu

Un centenar de profesores de Religión de la escuela pública, y también profesores de los centros concertados, asistieron al envío que hizo el obispo Sebastià Taltavull el pasado 13 de noviembre en la Eucaristía que presidió en la Catedral de Mallorca. Participaron también la responsable del área de Fe y Cultura, Maria Dolors García-Carpintero y la delegada diocesana de Enseñanza, Roser Sabiote.

En la homilía, el Obispo de Mallorca se dirigió a los asistentes, especialmente a los profesores de Religión, y reflexionó a partir de dos textos:
-El del llamamiento y misión del profeta Isaías cuando Dios se pregunta "¿Quién enviaré? Quién irá?" y el profeta responde: Aquí me tienes. Envíame.
-El del llamamiento y misión del apóstol Pedro encomendada por Jesús y precedida de la triple pregunta: "Pedro, ¿me quieres?" y Pedro responde: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero". Y Jesús le dice: "Pasta mis corderos, pasta mis ovejas".

«Las preguntas contenidas en la Palabra de Dios van dirigidas a nosotros e interpelan nuestra voluntad de respuesta para llevar a cabo la misión educadora que la Iglesia os encomienda. Sentirse escogido y enviado es lo más grande que nos puede pasar por la confianza que el Señor pone en cada uno de vosotros. La clase de Religión es el espacio en el cual hoy sois enviados para dar a conocer el hecho religioso y cristiano y que tanto impregna nuestra cultura. En él hacéis presente la Palabra de Dios y en ella Jesús, el Evangelio y la presencia de la Iglesia a lo largo de la historia, y con todos los valores humanos y cristianos que da a conocer y vive», expresó Mons. Sebastià Taltavull.

Se refirió también a las dificultades con las que se encuentran hoy en día el profesores de Religión: «Hoy muchos de vosotros sufrís el rechazo y la indiferencia dentro de los mismos centros educativos, a veces descartados por los mismos compañeros y, también, por un ambiente de marginación cuando no de supresión de la misma clase de Religión. Tendremos que reivindicar, ya lo estamos haciendo, el derecho a la libertad religiosa y hacer ver con nuestras palabras y nuestro testimonio que la religión es un bien y que es muy válida la aportación que hace en beneficio de la convivencia ciudadana».

Una vez acabada la homilía, el Obispo hizo la propuesta y pregunta de compromiso, símbolo del envío de los profesores de Religión a la misión de anunciar a todos los hombres y a todas las mujeres la Buena Nueva de la salvación y la manera de encontrar la felicidad mediante un estilo de vida basado en los valores evangélicos. A continuación, un profesor, en nombre de todos, añadió una oración símbolo del compromiso para transmitir la fe así como se les ha encomendado.

Tanto la delegada de Enseñanza, Roser Sabiote, como el obispo Sebastià, mostraron todo el afecto de la Iglesia para los enseñantes de Religión y manifestaron la voluntad de acompañarlos y defenderlos –cómo ya se está haciendo– ante las dificultades actuales que se presentan en el ejercicio de su misión en los centros educativos de la diócesis y en el ambiente que se está creando por parte del Gobierno del Estado en relación con la escuela concertada y, en concreto, en todo al que afecta a la asignatura de la Religión.