MONS. SEBASTIÀ TALTAVULL YA ES OBISPO DE MALLORCA


25 de noviembre de 2017. 18:30h.

Recordó en su homilía que "sabemos que existimos para evangelizar", porque "no estamos hechos para callar".



Más imágenes, aquí: https://www.flickr.com/gp/156748518@N08/3q8159

Más de 2.500 fieles, 24 obispos y 30 sacerdotes asistieron a la toma de posesión de Mons. Sebastià Taltavull como Obispo de Mallorca. Autoridades civiles y eclesiásticas se reunieron en una Catedral llena a rebosar para dar la bienvenida a quien, a partir de hoyi, será su pastor.

El sonido de la campana mayor de la Seo, "n'Eloi", anunciaba que era día de fiesta en el templo mayor de Mallorca. Poco antes de las 11 h, Mons. Taltavull bajó las escaleras del Palacio Episcopal acompañado por el Nuncio, Mons. Renzo Fratini, por el metropolitano de Valencia, Cardenal Antonio Cañizares y los cardenales Juan José Omella, de Barcelona; Ricardo Blázquez, cardenal arzobispo de Valladolid y Mons. Lluís Martínez Sistach, cardenal emérito de Barcelona. Todos juntos han marchado hacia la Catedral.

Ante el portal mayor, fue recibido por el colegio de consultores, por un lado, y las primeras autoridades civiles por la otra. Al entrar en la Catedral, el Nuncio Apostólico, Mons. Renzo Fratini presentó el nuevo obispo al decano-presidente del Cabildo catedral, Mn. Teodor Suau y Puig, que le esperaba revestido de capa pluvial, y al resto de los canónigos de la Seo. Entonces el decano-presidente del Capítulo presentó la Vera a la veneración del obispo Sebastià y le ofreció el hisopo con agua bendita.

Mientras la coral de la Catedral entonaba el "Ecce Sacerdos magnus", el nuevo obispo, con sus acompañantes, se dirigieron a la capilla del Santísimo, para hacer un rato de oración.

Comenzaba así una emotiva y solemne celebración presidida, en primer lugar, por el nuncio apostólico. Mientras la procesión de entrada desfilaba por el pasillo central, la coral y fieles daban gloria a Dios "que nos ha dado la vida: Que la palabra permanezca siempre en nuestro corazón."

Tras las palabras de presentación, el nuncio apostólico, tal y como manda el ceremonial, mandó que se presentaran al Colegio de Consultores las Letras Apostólicas, con las que el Papa Francisco ha nombrado obispo de Mallorca al Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Sebastià Taltavull. Después de la lectura y de la aclamación del pueblo, el nuncio apostólico invitó al obispo Sebastián a sentarse en la cátedra episcopal y le ofreció el báculo. Mons. Sebastià Taltavull ya es Obispo de Mallorca.

Sentado en la cátedra, recibió el báculo de pastor, de manos del nuncio, para poder guiar a los cristianos mallorquines por los caminos del Evangelio, a imagen del Buen Pastor-Jesucristo. El Decano-Presidente del Capítulo, en nombre de la Iglesia de Mallorca, le dio la bienvenida con un emotivo saludo de agradecimiento por los meses de servicio como administrador apostólico y por la tarea recién comenzada: "Recibid hoy la certeza de que nosotros queremos ser sus amigos, todos, colaboradores y responsables tanto de su felicidad como de la tarea que compartimos, por voluntad de nuestro único Señor."

Después, miembros del Colegio de Consultores, del Cabildo Catedral, algunos religiosos y religiosas y seglares, en representación de todo el Pueblo de Dios, saludaron al nuevo Obispo y le prometieron respeto, fidelidad y obediencia, como sucesor de los apóstoles.

66 obispos le preceden en su tarea apostólica en Mallorca: "Comienzo mi ministerio episcopal entre vosotros y al servicio de nuestra sociedad. Es a ella a quien tenemos que anunciar y ofrecer la persona de Jesús, los valores del Evangelio y la humilde experiencia de fraternidad, desde una Iglesia que quiere ser colaboradora con todos", afirmó en su homilía, que no quiso que fuera "una exposición de programas pastorales ni de iniciativas", sino un saludo a la comunidad "creyente y orante" reunida en la Catedral. No dejó de saludar a todos los colectivos presentes en la Catedral: cardenales, arzobispos y obispos, sacerdotes, diáconos permanentes y seglares, procedentes de diferentes lugares, como Barcelona, ​​Menorca o Madrid.

Siguiendo la pregunta que Jesús dirige a Pedro en el Evangelio escuchado, "¿me amas?", ha interpelado a los presentes invitándolos a responder juntos la respuesta. "El pastor es el que está atento a la pregunta y debe ser humildemente fiel en la respuesta", pero "para responder os necesito a todos vosotros y me atrevo a deciros que debemos responder juntos, a coro, al unísono, porque será juntos que tendremos que hacer el mismo camino en esta Iglesia de Mallorca preparando y organizando todo lo que el Espíritu nos pida llevar a cabo".

Finalmente ha recordado que "sabemos que existimos para evangelizar", y esto no lo podemos hacer "si no salimos a la calle y si no decimos una palabra clara y valiente en el corazón de las comunidades parroquiales", porque "no estamos hechos para callar".

La celebración contó con los cánticos de los Blauets de Lluc, la escolanía de Vermells de la Catedral y la Capilla de la Catedral


0 COMENTARIS