"A LOS OBISPOS Y A TODOS LOS CRISTIANOS SE NOS PIDE AMAR HASTA EL EXTREMO"


28 de noviembre de 2017. 17:05h.

El obispo de Mallorca inicia su ministerio episcopal en Mallorca con una Eucaristía en la Basílica de Lluc.



Tras su toma de posesión como obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull inició su ministerio episcopal con una eucaristía en la Basílica de Lluc el domingo 26 de noviembre. Ponía así su labor al frente de la diócesis de Mallorca bajo la protección de la Patrona de los mallorquines.

"Como Jesús en el templo", en palabras del prior de Lluc, P. Ricard Janer, el día anterior Mons. Taltavull había entrado en la Catedral de Mallorca para su toma de posesión como obispo de Mallorca. Al día siguiente, siguiendo una venerable tradición, hizo su entrada en el segundo templo de Mallorca, que es el santuario de la Virgen de Lluc: "Es un honor que los obispos sientan una atracción especial por este santuario", afirmó Janer. "Porque la Virgen de Lluc no es simplemente una obra de arte, sino una imagen de aquella Virgen de Nazaret que siempre estuvo disponible para servir."

Acompañado por el obispo auxiliar de Barcelona, ​​Mons. Antoni Vadell, y por la familia de ambos prelados, Mons. Sebastià Taltavull agradeció la acogida del santuario y el canto de los Blauets. En la homilía recordó el Evangelio, que giraba en torno al amor que Jesús pide a Pedro, y por extensión a todos nosotros: "Un amor imperfecto, pero que Jesús valora: "El amor que pide Jesús es hasta dar la vida". También habló de nuestra responsabilidad personal en la evangelización: "Como eslabones de una cadena, si nosotros no entusiasmamos a los demás, todo lo que vendría tras nosotros no estará."


0 COMENTARIS