JÓVENES DE TODA MALLORCA PARTICIPAN DE UNA VIGILIA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES PRESIDIDA POR EL OBISPO


12 de diciembre de 2017. 08:50h.

Se celebró en la parroquia de Lloseta para la fiesta de la Inmaculada Concepción.



Con el Hashtag "María dijo #SÍ ¿y tú?, la Delegación de Pastoral Vocacional convocó a todos los jóvenes de Mallorca a orar por las vocaciones durante la vigilia de la Inmaculada Concepción. La oración fue presidida por el Obispo Sebastià Taltavull y se celebró en la iglesia parroquial de Lloseta. A la entrada del templo se instaló un photocall con un cartel del hashtag de fondo, ante el que se pudieron fotografiar los jóvenes, por grupos, para así poder identificarse con el lema de la oración y poder compartir la imagen con amigos y conocidos.

Ya dentro de la iglesia se inició la oración con una breve reflexión de Mn. Francesc Xavier Riutort, delegado diocesano de Pastoral Vocacional, quien hizo fijar la mirada de los jóvenes en María. La Virgen -les dijo- custodió la Palabra de Dios como un tesoro y abrió las puertas de su libertad para que el Hijo de Dios habitase en ella. Y ante el anuncio del ángel no dijo "sí, lo haré", porque se sentía débil, sino que respondió "que se haga en mí tu voluntad", abandonándose en manos de Dios. A continuación se leyó el fragmento de la Anunciación según San Lucas, del Evangelio. Y Mn. Bartomeu Villalonga planteó a los jóvenes algunas preguntas para la reflexión sobre cómo vivió María ese momento y cómo pensaban ellos que les hablaba Dios en sus propias vidas y qué respuesta le daban a la misión que los encomendaba cada día el Señor.

Durante cerca de media hora los jóvenes y adultos que los acompañaron en la víspera buscaron el diálogo con el Señor ante el Santísimo. El obispo Sebastià Taltavull se sumó a la parroquia. Muchos la siguieron de rodillas. Durante varios momentos de la víspera la oración fue acompañada por los cantos del grupo Hakuna, como una forma más de oración. Después se leyó el testimonio vocacional de Juan Pablo II y de la Madre Teresa de Calcuta, de los textos que redactaron ellos mismos explicando cómo fue su llamada y como le dieron respuesta.

La oración finalizó con la intervención del obispo, quien remarcó que María era tan humana como nosotros, pero que no se quedó con el desconcierto y la duda que le generó la llamada, que es un misterio, sino que supo responder a Dios. Y añadió que de la misma manera que Dios habló a María y le encomendó una misión, nos habla ahora también a nosotros. El Obispo explicó que la entrega al Señor es posible para aquellos que han descubierto que Dios los ama, que se ha enamorado de su persona, como lo supo ver María. E invitó a los jóvenes a dejarse acompañar por su respuesta valiente de fe. Como continuación de esta oración, todo los jóvenes que lo solicitaron recibirán durante todo el Adviento preguntas para reflexionar sobre cómo se actualiza la vocación de María en sus vidas.


0 COMENTARIS