LOS CAPUCHINOS CELEBRAN LA DEVOCIÓN A LA DIVINA PASTORA


25 de abril de 2018. 11:31h.

El lugar elegido ha sido el santuario de la Virgen de Consolación de San Juan.



Como ya es costumbre, la familia franciscana del convento de los Capuchinos de Palma, los frailes y los miembros de la Tercera Orden, coincidiendo con el Domingo IV de Pascua o del Buen Pastor, han celebrado su particular Pascua Familiar. El sábado día 21 de abril, coincidiendo con la víspera, se solemnizó la fiesta de Santa María, Madre del Buen Pastor, popularmente conocida como la Divina Pastora, devoción entrañable que surgió y fue extendida en el seno de la orden de los frailes menores capuchinos. Una vez terminada la misa, la numerosa concurrencia hizo la visita espiritual a su capilla, en el transcurso de la cual se cantaron los populares gozos, hubo veneración de la imagen y reparto de estampas para todos.

El domingo 22 se llevó a cabo la tradicional peregrinación en el que participaron ambas fraternidades. Este año el lugar elegido ha sido el santuario de la Virgen de Consolación de San Juan, rememorando la gran peregrinación franciscana que se llevó a cabo día 1 de mayo de 1917. En el transcurso del encuentro hubo tiempo para visitar la iglesia parroquial del pueblo y para conocer la figura del venerable Fray Luis Jaume Vallespir, ofm, hijo predilecto de San Juan, franciscano del convento de Petra y uno de los apóstoles evangelizadores de California, junto al grupo de San Junípero Serra.


0 COMENTARIS