LA PLAYA DE PALMA YA DISPONE DE UN CENTRO DE DISTRIBUCIÓN DE ALIMENTOS EN LA PORCIÚNCULA


02 de mayo de 2018. 14:13h.

El espacio es una realidad gracias a la cesión que ha hecho la comunidad de la Porciúncula.



El 16 de mayo entrará en funcionamiento un nuevo centro de distribución de alimentos (CDA) en la Playa de Palma ubicado en el espacio de la Porciúncula, en la zona de es Molí, situado en la Av. Fra Joan Llabrés, 1. El espacio es una realidad gracias a la cesión que ha hecho la comunidad de la Porciúncula, y que se incluye dentro de la red de estos centros, 12 en total, de los que dispone Cáritas Mallorca por todo el territorio, tanto en Palma como en la Part Forana.

La importancia para cubrir las necesidades básicas de familias en situación de precariedad en s'Arenal, tanto en el ámbito de la alimentación como de higiene personal, ha hecho necesaria la implantación de este espacio de atención y de dignificación de las personas, que abrirá todos los miércoles por la tarde y será atendido por personal voluntario de Cáritas.

Las personas que podrán acceder este servicio son derivadas por el Grupo de Acción Social de Cáritas de las parroquias o de los servicios sociales municipales, después de pasar una valoración de sus necesidades a cubrir.

Las familias tendrán un número determinado de puntos, según los miembros que conforman el núcleo, y podrán acceder a una cesta básica con productos de alimentación, de higiene personal y de limpieza del hogar. La persona titular podrá elegir, de acuerdo con los criterios que se hayan determinado por parte del centro de distribución de alimentos, aquellos productos que más necesite. Cada 15 días se le proporcionará la cesta y será por un período máximo de 6 meses. Posteriormente se hará una nueva valoración de la situación de la persona o familia para confirmar la continuidad o anulación del servicio.

Muchos de los productos que ya llenan las estanterías del centro vienen de las campañas de recogida de alimentos que se han hecho por parte del mismo colegio de la Porciúncula y otros de la zona, como de las parroquias de la Playa de Palma.

El padre Pere Ribot, uno de los impulsores del proyecto, reconoció que la iniciativa quiere ser también un espacio de sensibilización para familias y alumnos del centro con el fin de implicarlos en la necesidad de ser solidarios y ser conscientes de la realidad de muchas personas que no pueden cubrir sus necesidades básicas.


0 COMENTARIS