"LA SANGRE ES EL PRECIO DE NUESTRO RESCATE"


02 de julio de 2018. 11:29h.

En la iglesia de la Anunciación se celebró la fiesta de la Preciosísima Sangre de Cristo.



Día 1 de julio se celebra una antiquísima devoción presente en el Santuario de la Anunciación de Palma, la Preciosísima Sangre de Cristo. Feligreses y cofrades se dieron cita para la Eucaristía presidida por Mons. Sebastià Taltavull, donde la imagen del Cristo de la Sangre ocupaba un lugar destacado en el altar.

"La cruz no es solo obra de sus contemporáneos, sino de los hombres y mujeres de todos los tiempos, cargada injustamente sobre sus hombros y cargada hasta el último momento", afirmó Mons. Taltavull en la homilía. Una cruz que cargan nuevas víctimas inocentes, y que toma nuevos rostros en nuestros tiempos: "La injusticia, el terrorismo, el aborto, la especulación, el narcotráfico, la crítica negativa, la insolidaridad, todo tipo de violencia y abuso de poder". En este sentido, denunció la situación de tantos refugiados que llaman a nuestras fronteras, "a los que cerramos las puertas dejándoles que se ahoguen en el mar con la cruz encima". Y invitó finalmente a los presentes a situarse ante este misterio, el de nuestra redención.

El Cristo de la Sangre lo encontramos en una de las últimas iglesias góticas construidas en Palma a finales del siglo XV. Daba servicio al Hospital General y hoy la conocemos como iglesia de la Anunciación o de la Sangre (denominación popular que denota la devoción al Santo Cristo). El maestro que dirigió la construcción fue Amador, insigne cantero miembro del linaje de los Creix. Es un edificio espacioso de nave única, de gran anchura, con capillas entre contrafuertes con bóveda de crucería. En las claves de las bóvedas se observan las armas de la ciudad y del propio Hospital, así como de la familia de los Pacs de Cunilleres y de la familia Tomás, importantes mecenas de la obra.


0 COMENTARIS