LA CANÓNICA DE SANTA MAGDALENA ACOGE LA FIESTA DE "LA SANTA MÁS MALLORQUINA Y LA MALLORQUINA MÁS SANTA"


30 de julio de 2018. 11:40h.

La fiesta de Santa Catalina Thomàs se celebró también en Palma, en el monasterio donde reposan sus restos, el de Santa Magdalena.



La fiesta de Santa Catalina Thomàs se celebró también en Palma, en el monasterio donde reposan sus restos, el de Santa Magdalena. Así, la iglesia se vistió de gala el pasado 28 de julio para acoger a multitud de fieles, en una eucaristía presidida por el obispo Sebastià Taltavull. En su homilía, esbozó un perfil de la santa, una persona "sencilla, tierna, en la línea de las bienaventuranzas". También habló de los "desiertos interiores" que padecemos en muchas situaciones, y donde "Santa Catalina Thomàs encontró a Dios, no sin ciertas dificultades".

Estaban presentes también el presidente del Consell, Miquel Ensenyat, la eurodiputada Rosa Estaràs y la consellera popular Catalina Cirer, entre otros. En los primeros bancos podíamos ver a la beateta 2018, Adela Areitio, quien será la encargada de presidir el Carro Triunfal de la Beata el próximo mes de octubre por las calles de la ciudad.

Con el himno de Santa Catalina Thomàs de fondo, todos los que quisieron pudieron pasar a venerar el sepulcro de "la santa más mallorquina, y la mallorquina más santa".

Al finalizar la celebración, fue presentada la Beateta del próximo año, que en 2019 será Maria Margalida Boscana Estarás.

Santa Catalina Thomàs nació el 1 de mayo de 1531 en Valldemossa y en 1552 entró en la Canónica de Santa Magdalena gracias a la intervención del P. Castañeda, quien la acompañó espiritualmente a lo largo de su vida. Su muerte, en 1574, fue por ella vivida con tranquila serenidad. Beatificada por el papa Pío VI, Pío XI la canonizó en 1930.

La figura de Santa Catalina Thomàs está muy presente en la cultura popular mallorquina, especialmente en Valldemossa.


0 COMENTARIS