LA VIVIENDA COMO DERECHO HUMANO


12 de octubre de 2018. 08:30h.

Es la idea principal que se escuchó en las jornadas organizadas por Cáritas Mallorca de formación del personal de Cáritas Mallorca.



Reconocer la vivienda como un derecho humano por las personas y su dignidad es la idea principal que se escuchó en las jornadas organizadas por Cáritas Mallorca de formación del personal de la entidad, por la mañana, y por la tarde, en el Seminario de Exclusión Residencial y Derechos Sociales, donde participó Sonia Olea, abogada del Equipo de Incidencia de Cáritas Española, y Sonia Lacalle, asesora jurídica del Programa Sin Hogar, vivienda y Pobreza Energética de Cáritas Barcelona.

Durante la jornada de la mañana Sonia Olea explicó, en el encuentro con el personal de Cáritas Mallorca, que en España el acceso a una vivienda no está reconocido como derecho humano y se debe recurrir a los tratados internacionales para encontrar este reconocimiento y poderlo utilizar por parte de los juzgados de primera instancia para paralizar órdenes de desahucio o garantizar una vivienda alternativa en caso de aplicarse la orden.

Olea apuntó que el acceso a la vivienda es un problema internacional y no solo de España donde se sigue entendiendo la vivienda como un bien de inversión. Recordó que "la vulneración como derecho humano del acceso a una vivienda supone que el resto de derechos de las personas tampoco están respetando".

Como entidad social Cáritas, señaló Olea, ha de acompañar a las personas y por tanto acompañar en sus derechos con el objetivo de empoderar para que sean sujetos de derecho. Recordó la campaña que desarrolla Cáritas "Personas sin Hogar" donde se habla del hogar y de su entorno, los espacios que rodean a la vivienda, del sentido global y del ámbito relacional, espacios necesarios para el desarrollo integral de la persona.

La abogada apuntó algunas cifras de la situación de exclusión de la vivienda en España como que 6 de cada 10 personas en situación de exclusión se han visto afectadas por el tema de la vivienda, o que en los 10 últimos años se ha pasado de 63.990 pisos protegidos construidos (2008) a 2.610 (2017).

Por su parte, Sonia Lacalle, asesora jurídica del Programa Sin Hogar, Vivienda y Pobreza Energética de Cáritas Barcelona, ​​recordó que el problema del hogar ha ido aumentando. Antes con una ayuda económica se podía resolver la situación y ahora hay que ir más allá. Habló también de la pobreza energética, una situación que en Barcelona se ha podido mejorar, ya que se ha prohibido el corte de luz para familias vulnerables.

En las jornadas se destacó la presencia de Cáritas en diferentes organismos internacionales y nacionales para asesorar y redactar documentos entorno a la cuestión de la vivienda como son: el Comité de Derechos Humanos de la ONU; el Tribunal Europeo de Derechos Humanos; el Tribunal de Justicia de la Unión Europea; Housing Rights Watch; así como los movimientos sociales como la PAH, Stop Deshaucios; 15-M o la Plataforma DESC España (Observatorio de Derechos Humanos).

Cáritas apuesta por combatir la vulnerabilidad y la exclusión residencial que se sufre ahora en toda España impulsando una verdadera política de vivienda que garantice este derecho a todas las personas, especialmente en el colectivo de personas más vulnerables.


0 COMENTARIS