NUEVO DIÁCONO DE LA CONGREGACIÓN DE LOS MISIONEROS DE LOS SAGRADOS CORAZONES


23 de octubre de 2018. 13:21h.

Miguel Ángel Hierro, misionero de los Sagrados Corazones, natural de la República Dominicana, culmina así un importante paso en su camino hacia el sacerdocio.



La congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones está de fiesta. El pasado sábado, 20 de octubre, fue ordenado diácono el joven Miguel Ángel Hierro, natural de la República Dominicana y que ha culminado su formación en Mallorca.

En la celebración de la Eucaristía, presidida por el obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, participaron numerosos fieles y sacerdotes. En su homilía, se dirigió especialmente al nuevo diácono: "En la vida de las personas existe siempre un designio de Dios, que es un designio de amor y tú lo sabes bien. Nos corresponde leerlo desde la fe y corresponder con toda generosidad". Y continuó: "Mediante la Iglesia, el Señor pone en sus manos un ministerio que contiene el tesoro de la transmisión de la gracia, la comunicación de la Palabra de Dios, la presidencia de algunos sacramentos, el anuncio del Reino en estos momentos tan urgentes, momentos de apertura y servicio a todos y de invitación a la fe".

Después de ocho años de estudio en República Dominicana, la congregación lo trasladó a Mallorca para continuar la formación, conocer los orígenes de la congregación y prepararse para recibir los votos perpetuos y la ordenación.

A partir de ahora, el nuevo diácono tendrá algunas funciones nuevas: podrá proclamar el Evangelio y asistir el Altar, administrar los sacramentos del bautismo y del matrimonio, bendecir y llevar el viático a los enfermos. Su tarea primordial es todo lo relacionado con la caridad, además de animar a las comunidades que se les confían. En la celebración también recibirá los vestidos propios del diácono, que son la estola colocada de manera diagonal —cruzada en el corazón desde el hombro izquierdo y unida en el lado derecho-— y la dalmática, vestidura cerrada con mangas anchas, utilizada sobre todo en las grandes celebraciones y solemnidades.


0 COMENTARIS