"Debemos decidirnos por la cultura de la paz"


02 de enero de 2019. 12:36h.

El obispo de Mallorca afirmó en la festa de l'Estendard que "la paz no puede llegar mientras grandes injusticias y violencias institucionalizadas tengan carta de ciudadanía".



En el marco de la secular festa de l'Estendard, el 31 de diciembre la Iglesia de Mallorca celebra una misa para dar gracias a Dios por la proclamación del Evangelio en nuestra isla, y su vigencia para la recuperación desde el año 1229 hasta el día de hoy. Una fiesta celebrada en la Catedral, la Iglesia Madre de las iglesia de Mallorca, porque, tal y como afirmó Mons. Taltavull en su homilía, es "donde la Palabra de Dios ha resonado como nunca para decirnos que esta Palabra se hizo persona en Jesús, del que en estos días estamos celebrando y conmemorando su nacimiento".

Un Jesús, continuó, "que, junto con su familia, ha probado la amargura del rechazo que conlleva a veces la inmigración". Así, indicó que, hoy, "el Evangelio quiere avanzar con el anuncio de la paz, con la propuesta de una fraternidad que es universal y que no excluye a nadie, con la oferta de una forma de vivir que tiene las preferencias de Jesús, que son los pobres, los excluidos, los que la sociedad no quiere acoger". Tal es el caso de todos aquellos que buscan acogida en nuestras costas y se les niega refugio: "Son personas, con una calidad humana y espiritual, que hacen lo imposible por salir de su situación de indignidad a la que los someten gobiernos dictadores y mafias que se aprovechan de su desgracia".

Como respuesta concreta, "nos tenemos que decidir por la cultura de la paz", para hacer que las "utopías" pasen a ser "una realidad reconocida y vivida". Todo ello en la víspera de la Jornada Mundial de la Paz, donde vuelven a venir "viejos interrogantes y nuevas plagas" que la población está pagando a un precio muy elevado: "La paz no puede llegar mientras grandes injusticias y violencias institucionalizadas tengan carta de ciudadanía".

La Festa de l'Estendard conmemora la entrada en la Madina Mayurqa, a partir de entonces llamada Ciudad de Mallorca, de las tropas de la Corona de Aragón de Jaime el Conquistador que el 31 de diciembre de 1229 vencieron a los sarracenos. Este episodio histórico puso fin al reino almohade y a la Mallorca musulmana. La Fiesta conmemora así el nacimiento de la Mallorca actual y es una de las más antiguas de Europa, ya que data del siglo XIII. Los actos principales se celebran en la plaza de Cort, con una ceremonia civil presidida por el Estandarte y el retrato de Jaime I, y en la Catedral, con una eucaristía de acción de gracias.


0 COMENTARIS