"Desde la humildad es más posible la confianza"


06 de marzo de 2019. 20:33h.

En este inicio de la Cuaresma, el obispo de Mallorca pide profundizar en lo que somos por el bautismo.



El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ofició una eucaristía en la Catedral de Mallorca con motivo de la celebración del Miércoles de Ceniza en la que se impuso la ceniza a los sacerdotes concelebrantes y a los fieles que participaron. En la celebración, el prelado recordó que "lo que la anima, el fuego que enciende la vida de un cristiano y provoca el ardor de la evangelización es el amor". Así, en este inicio del ejercicio cuaresmal, por tanto, "se nos pide profundizar en lo que somos por el bautismo".

Esta invitación de Dios a trabajar por el Reino de Dios se traduce -continuó- en "el encargo de Jesús de anunciarlo y hacerlo presente confiando que su Espíritu siempre nos acompaña, aunque nos sintamos débiles y limitados. Desde la humildad es más posible la confianza".

Igualmente, todas las parroquias de la diócesis han celebrado misas con bendición de la ceniza que se imponen en la cabeza de los fieles. Se trata de un signo muy antiguo, de carácter penitencial, que marca el inicio del tiempo litúrgico de la Cuaresma.

En el siglo XI, el papa Urbano II "recomendó la imposición de la ceniza a todos los fieles como signo distintivo de la inauguración de la Cuaresma, como símbolo del recuerdo de la muerte pero también de la buena nueva del Evangelio.

En este día, el Evangelio explica las prácticas cuaresmales recomendadas, que son la mayor escucha de la Palabra de Dios, la oración, el ayuno y la limosna.


0 COMENTARIS