Lloseta inicia la Semana Santa con su tradicional Viacrucis por las calles del pueblo


17 de abril de 2019. 17:45h.

Los vecinos representan las 15 estaciones de la Pasión para invitar a contemplar el misterio de la muerte y resurrección del Señor.



El pasado sábado Lloseta comenzó su particular Semana Santa. El pistoletazo de salida lo dio el pregón de las fiestas, que este año corrió a cargo de Jaume Fiol, miembro de la Cofradía de la Virgen de Lloseta, quien invitó a todos a vivir este tiempo desde el misterio de la muerte y resurrección del Señor. A continuación se celebró la eucaristía, que se ofreció por los cofrades difuntos. Y justo después empezó el Viacrucis, que este año ha llegado a su 28ª edición.

Los vecinos del pueblo se volcaron un año más en esta representación viviente de la Pasión del Señor por las calles y plazas del pueblo. Con la colaboración de las cofradías y las diversas asociaciones llosetinas, escenificaron las 15 estaciones que relatan la historia desde el momento en que Jesús es condenado a muerte hasta su resurrección. Los llosetins se transformaron por una tarde en Pilato, la Verónica, el Cirineo, la Virgen, Jesús o los soldados romanos que lo crucificaron. Y representaron con sus gestos la acción que explica el Evangelio, como si se tratara de una fotografía congelada en el tiempo.

Sobre este escenario, se meditó y rezó la pasión del Señor, en un Viacrucis guiado por los sacerdotes y diáconos de la Unidad de Pastoral. Se recorrieron las 15 estaciones, leyendo en cada una de ellas el fragmento del Evangelio correspondiente, una meditación y una oración. La policía local y protección civil ayudó a regular el tráfico durante todo el itinerario, que comenzó en las escaleras de Ca ses monges y acabó en el interior de la iglesia parroquial, donde se representó la última estación, la resurrección, con una mortaja vacía sobre la piedra del sepulcro. Ante esta estación todos los asistentes rezaron juntos el Credo, para expresar su fe en el misterio de la muerte y resurrección del Señor que acababan de contemplar.


0 COMENTARIS