La invitación del arzobispo de París en Semana Santa tras el incendio de Notre Dame


18 de abril de 2019. 12:51h.

Pidió a todas las personas de buena voluntad que coloquen una vela en sus ventanas la noche del Sábado Santo.



Después del incendio que devastó la Catedral de Notre Dame, el arzobispo de París, Mons. Michel Aupetit, pidió a todas las personas de buena voluntad que coloquen una vela en sus ventanas la noche del Sábado Santo, como un signo de "la luz que ilumina las tinieblas" y del triunfo de la vida sobre la muerte.

"Propongo a todas las personas de buena voluntad que coloquen en sus ventanas, en la noche de Pascua, una vela como lo hacemos en todas las iglesias en la Vigilia Pascual con el rito del fuego nuevo. Esto significa que la luz ilumina las tinieblas, que la vida triunfa definitivamente sobre la muerte", ha escrito el prelado en un mensaje enviado el 16 de abril.

"Notre Dame, nuestra querida catedral, testigo de tantos acontecimientos importantes de nuestro país, fue destruida por un incendio tras haber resistido tanto tiempo los avatares de su historia. Francia llora y con ella todos los amigos del mundo entero", indicó el arzobispo.

El fuego comenzó el lunes 15 de abril alrededor de las 18:50, destruyó la aguja de 93 metros y buena parte de la iglesia, aunque la estructura parece quedar estable.

Francia, continúa el prelado parisino, "está tocada en el corazón porque sus piedras son testimonio de una esperanza invencible que, por el talante, el coraje, el genio y la fe de sus constructores, edificó este lugar luminoso". "Esta fe refleja la nuestra, es la que mueve montañas y la que nos permitirá reconstruir esta obra maestra", añadió.

El Arzobispo agradeció todas las muestras de cercanía y afecto, entre ellos la de la Diócesis de Mallorca, y alentó a vivir "intensamente esta semana que es realmente decisiva para los cristianos". En esta Semana Santa, prosiguió, "reencontrémonos con el Padre que nos dio el don del Bautismo para que seamos sus hijos. Dios es fiel y espera siempre que volvamos hacia Él que nos tiende sus brazos".

Para concluir, el arzobispo de París dijo que el incendio de la catedral permitirá "en nuestro país reencontrar una unidad feliz que todos podamos construir juntos lo que está escrito en la fachada de nuestros edificios públicos: la fraternidad. Creemos que ella encuentra su origen en la paternidad de Dios, fuente de todo amor".


0 COMENTARIS