"Solo el enamoramiento del Señor puede ayudarnos a mantener la fidelidad a la palabra dada"


18 de abril de 2019. 12:45h.

Mons. Taltavull ha recordado en la misa Crismal "con qué voto de confianza nos ha encomendado una misión maravillosa a realizar en medio de un pueblo que, aunque no lo reconozca públicamente, tiene



El obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, presidió ayer tarde la Misa Crismal en la Catedral de Mallorca. Se trata de uno de los encuentros diocesanos más numerosos, en el que participan todos los sacerdotes mallorquines, diáconos, seglares y religiosos y religiosas. Como es habitual, en sus palabras se ha dirigido muy especialmente a los sacerdotes, a los que ha invitado a preguntarse "cómo percibo la fuerza espiritual de la unción que he recibido y que ha dado un nuevo horizonte en mi vida y una orientación definitiva": "Respiremos a fondo: ¿qué aliento de Dios percibo que me está ayudando a respirar y a actuar en cristiano?", ha continuado. En este sentido, solo el "enamoramiento del Señor, esta confianza plena puede ayudarnos a mantener la fidelidad a la palabra dada, a los compromisos contraídos".

La Misa Crismal es una celebración significativa en el curso diocesano, en la que se consagra el Santo Crisma y se bendicen los óleos de los catecúmenos y de los enfermos que serán utilizados durante el año en las parroquias de Mallorca. Precisamente, en referencia a ello, Mons. Taltavull ha marcado un paralelismo con la vida del presbítero: "Hoy es un día en el que, viéndonos y mirándonos podemos percibir cómo la bondad del Señor ha llenado nuestras vidas, con qué amor nos ha elegido y con qué voto de confianza nos ha encomendado una misión maravillosa realizar en medio de un pueblo que, aunque no lo diga ni lo reconozca públicamente, tiene sed de Dios, tiene sed de felicidad, de amor, de ser acogido y reconfortado".


0 COMENTARIS