Jueves Santo: "Amar, fraternizar y servir"


18 de abril de 2019. 22:15h.

El obispo de Mallorca lavó los pies a 12 personas, representantes de las cofradías de Mallorca.



En la Catedral de Mallorca, como en todo el mundo, se repitió este jueves 18 de abril el gesto realizado hace 2.000 años por Jesús con sus discípulos. De esta memoria de Jesús recordamos su testamento, la valiosa herencia que nos ha dejado, junto a su misma persona, en el sacramento de la Eucaristía. El testamento del amor, el testamento del servicio y el testamento de la fraternidad.

Así, el obispo de Mallorca lavó los pies a 12 personas, representantes de las cofradías de Mallorca. Con este gesto, el obispo Sebastià hacía patente su reconocimiento al colectivo, "un conjunto de hermanos que, queriendo vivir el Evangelio con la certeza de ser parte viva de la Iglesia, se proponen poner en práctica el mandamiento amor, que impulsa a abrir el corazón a los demás, de manera especial a los que se encuentran con más dificultad". Un "gesto atrevido e inusual", el lavatorio de pies, que contrasta con "la tentación de ese momento y de siempre de querer dominar, estar por encima de los demás, vivir del orgullo y la vanagloria, del prestigio y el abuso de poder".

"Amar, fraternizar y servir" han sido los puntos claves de su homilía.

En la Eucaristía de la Santa Cena en la Catedral participaron numerosos fieles y sacerdotes, en actitud de oración y de intimidad con Jesús. Las lecturas invitaron a la reflexión sobre el inicio de la Pasión del Señor. El Jueves Santo es día también de valorar el servicio que Cáritas hace a la caridad de la Iglesia: "La Iglesia, como familia de Dios, debe ser, hoy como ayer, un lugar de ayuda recíproca y al mismo tiempo de disponibilidad para servir también quienes fuera de ella necesitan ayuda".


0 COMENTARIS