El Consell de Mallorca otorga los premios de Honores y Distinciones Illa de Mallorca 2019


25 de abril de 2019. 09:31h.

El Teléfono de la Esperanza y Margalida M. Riutort han sido algunos de los galardonados con las medallas de honor y gratitud del Consell de Mallorca.



La elección de las personas o entidades premiadas se ha llevado a cabo a través de un proceso participativo entre los grupos políticos de la institución y la ciudadanía, que pudo hacer propuestas a través del portal de participación Entretothom del Departamento de Participación Ciudadana y Presidencia.  

Por otra parte, la escritora Catalina Juan Servera y el director de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares Eaktai Ahn han sido nombrados hija predilecta e hijo adoptivo, respectivamente. Han recibido Medallas de Honor y Gratitud la Associació d'Amics dels Molins, la Sra. Rosa Togores Solivellas, la Fundació Guillem Cifre de Colonya, el Sr. Gabriel Riera Sorell y la Universitat de les Illes Balears.

Además, han recibido los Premios Jaume II Catalina Thomàs Coll y Patricia Guijarro Gutiérrez, Ángeles sin Alas, Carlos Bover Martínez y los municipios de Artà, Capdepera, Manacor, Sant Llorenç y Son Servera.

Teléfono de la Esperanza
El Teléfono de la Esperanza es una ONG de voluntariado de acción social y de cooperación para el desarrollo que ofrece, de forma gratuita, anónima y especializada, un servicio permanente de ayuda por teléfono o presencial, para dar apoyo a las personas que se encuentran en situación de crisis emocional y proporciona a la vez una serie de recursos profesionales eficaces para promover la mejora de la calidad de vida emocional de las personas y de las familias.  

La Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza (ASIT) es una asociación civil fundada oficialmente en 1971 por Serafín Madrid. En nuestras islas, el Teléfono inició la actividad en 1986 y, desde entonces, hace treinta y tres años que escucha a quien lo necesita de forma ininterrumpida. Durante estos años, no ha dejado de llevar adelante la ayuda telefónica, los cursos formativos para el voluntariado, la difusión, colaboración y promoción en diferentes campañas relacionadas con la salud psicoemocional.  

Sra. Margalida M. Riutort Cloquell
  Margalida M. Riutort Cloquell (Palma, 1963) nació en Son Sardina en el seno de una familia de origen campesino y con raíces profundamente religiosas. El recorrido de Cáritas desde 1987, cuando ella comenzó, hasta la fecha ha sido muy largo y azaroso, así como de un crecimiento y de consolidación de metas cambiantes. Margalida Maria, casi desde el principio, ha sido pionera en procurar una ampliación de campos de servicio y de responder a los retos que el devenir del tiempo ha ido mostrando y, a veces, exigiendo. Así fue como desde el servicio en el Puig dels Bous pasó unos años de trabajadora social en diferentes parroquias de Palma, siempre atenta a la acogida de la persona y con el apoyo de grupos de personas voluntarias que valoraba y animaba. Muy pronto, desde la dirección de Cáritas, se le pidió que coordinase los talleres de inserción sociolaboral ubicados en el inmueble que Cáritas tiene en la barriada de Virgen de Lluc de Palma.

En 2007 la Comisión Permanente le pidió que asumiera el cargo de secretaria general de Cáritas y llevó durante siete años el peso más técnico de la presencia y dirección de Cáritas. Fueron años de cambios profundos en la misma entidad, que exigieron el primer plan estratégico, los estatutos nuevos de Cáritas con la creación del Consejo Directivo Diocesano, la celebración del cincuenta aniversario de la creación de Cáritas y la atención permanente a un cambio de rumbo que pedían los tiempos nuevos con problemáticas nuevas.  

En octubre de 2013 Margalida Maria asumió el cargo de directora de Cáritas. Los cinco años al frente de la dirección de Cáritas han supuesto una consolidación de la tarea emprendida en los años que tuvo la responsabilidad de la secretaría general, al tiempo que ha sido un tiempo en que se ha consolidado un compromiso de Cáritas ante la Administración pública y un trabajo conjunto con otras redes de ámbito social para afrontar mejor la resolución de la crisis socioeconómica y las demandas de pobrezas nuevas.

  El 31 de octubre de 2018, después de un tiempo de reflexión personal y con el apoyo siempre del equipo de colaboradores, dejó de manera voluntaria la dirección de Cáritas para poder volver de nuevo, en el seno de Cáritas, a un trabajo social de calle, cerca de la gente.


0 COMENTARIS