Más de 300 personas participan en la cena benéfica para la restauración del Camarín de la Virgen


14 de mayo de 2019. 09:42h.

En la organización colaboraron diversas asociaciones del pueblo, catequistas y el Esplai.



Los llosetins han mostrado una vez más el aprecio que tienen por la antiquísima imagen de la Virgen de Lloseta y han respondido en masa a la invitación a participar de una cena benéfica para sufragar los gastos de la restauración del camarín. Superando todas las previsiones que se habían hecho, unas 330 personas asistieron a esta cena al aire libre de frito de matanzas y postres que se celebró el pasado viernes 10 de mayo en Sa Mina.

La organización de la cena fue posible gracias a la colaboración de todo un pueblo. L'Estel de Cocó y la asociación "Ni verd ni madur" se encargaron de cocinar el frito, mientras que las catequistas y miembros del Coro parroquial elaboraron las cocas que se sirvieron de postre. También colaboró ​​el ayuntamiento, que aportó las bebidas y cedió el espacio, el mobiliario y el equipo de sonido que se utilizó durante la velada. Los comercios del pueblo también contribuyeron con un precio más económico de los productos que se sirvieron. Y numerosos vecinos se acercaron para echar una mano para que todo estuviera a punto.

Durante la cena se proyectó un resumen de fotografías que mostraban cómo se ha ido recuperando la talla de la Virgen de Lloseta y su camarín con las diversas restauraciones que se han hecho en las últimas décadas. Y los asistentes pudieron ver también algunos detalles de la última intervención que se ha hecho gracias a la colaboración de Llorenç Mir y otras personas de Lloseta. Justo después del postre, los niños y niñas del Esplai, acompañados de sus monitores, realizaron una actuación de bailes y cantos para mostrar al pueblo la propuesta educativa en la fe en el tiempo libre que reciben estos niños cada sábado. Una propuesta que se enmarca en la fe de este pueblo cristiano, que se encontraba reunido en la cena, y que se ofreció una vez más a padres y educadores como método de crecimiento de los niños.

La velada finalizó con un sorteo de regalos que habían regalado algunos comercios y personas del pueblo, entre ellos una réplica a pequeña escala de la talla de la Virgen de Lloseta. Con este sorteo se terminó de completar la recogida de fondos para poder pagar la reciente intervención en el Camarín de la Virgen. El equipo de la Unidad de Pastoral agradeció profundamente la colaboración de todos, sobre todo por la fe y el cariño a la Virgen que habían mostrado.


0 COMENTARIS