La familia capuchina de Mallorca celebra la fiesta de la Divina Pastora


15 de mayo de 2019. 11:20h.

El pasado día 11 de mayo, la iglesia de los frailes menores capuchinos se vistió de fiesta.



Fieles a la tradición capuchina, los frailes menores de esta orden y los terciarios del convento que tienen en Mallorca han celebrado, un año más, la fiesta de Santa María Madre del Divino Pastor, popularmente conocida como la Divina Pastora. Siempre tiene lugar la víspera del cuarto domingo del tiempo pascual o fiesta del Buen Pastor. El pasado día 11 de mayo, la iglesia de los frailes menores capuchinos se vistió de fiesta. Una vez terminada la celebración que congregó a un buen número de fieles, todos se dirigieron a la capilla presidida por la imagen de esta advocación mariana y allí se hizo la visita espiritual. Presidió la misa y la oración posterior Fray Gil Parés, ofm cap, guardián del convento. Acabaron con la veneración de la Virgen y el canto de sus gozos que compuso Mn. Cinto Verdaguer, terciario franciscano de la antigua obediencia capuchina. Todos los presentes, como es costumbre, recibieron una estampa recordatorio de la fiesta.

Al día siguiente, como ya es tradición, la familia capuchina (framenores y terciarios), aprovechando la triple ocasión de la fiesta de la Divina Pastora, de encontrarnos de lleno en el tiempo de Pascua y celebrando el Mes de María, peregrinaron a un santuario mariano mallorquín. Para este ocasión el elegido fue el de Bonany, en Petra. La llegada a aquel pueblo fue marcada por una primera parada en la iglesia conventual de San Bernardino, de los frailes menores observantes y actualmente custodiada por los frailes menores capuchinos, para hacer la visita espiritual al Padre San Francisco, que se venera en una de las capillas laterales del templo.

Entonces vino la subida al Santuario de Bonany donde, tras saludar a la Virgen, celebraron la Eucaristía y se compartió el almuerzo con gozosa fraternidad.


0 COMENTARIS