600 personas participaron en la Diada de las Familias que se celebró en Lluc


14 de mayo de 2019. 16:36h.

Por primera vez, los Secretariados de Familia y Vida y de Iniciación Cristiana y Catecumenado han unido fuerzas para organizar esta jornada.



El pasado domingo 12 de mayo tuvo lugar en el Santuario de la Virgen de Lluc una gran Diada de Familias organizada por primera vez de manera conjunta por el Secretariado de Familia y Vida y el Secretariado de Iniciación Cristiana y Catecumenado de la diócesis. Siguiendo la sugerencia del Sr. Obispo de unificar esfuerzos y apostar por un trabajo en red y en comunión, se acordó llevar a cabo dicho encuentro de tal manera que tanto los padres, madres y niños de las diversas modalidades de catequesis (infantil y de familia) que se ofrecen en nuestra diócesis, como los matrimonios que celebraban su 1º, 25º y 50º aniversario de boda pudieran disfrutar de un espacio de encuentro, formación y oración adecuada a sus necesidades y etapa vital.

Por ello, y bajo el lema "¡Todos a Lluc!", más de 600 personas entre padres y madres, niños, catequistas y matrimonios quisieron subir al Santuario para dar testimonio de su firme voluntad de seguir el Evangelio, como familias cristianas, y ser luz y esperanza en medio de un mundo que a menudo parece haber olvidado la riqueza y el valor de la familia.

Como ya es habitual en estos encuentros, los adultos tuvieron la oportunidad de disfrutar de una propuesta específicamente pensada para ellos que este año consistió en una "mesa de testimonios". Así los asistentes tuvieron la oportunidad de escuchar la experiencia de un matrimonio que explicó de qué manera la fe les ayudó a superar graves dificultades permitiendo que hoy puedan celebrar su cincuenta aniversario de casados. También el testimonio de un joven padre de familia que después de una juventud marcada por un alejamiento absoluto de los valores cristianos que le habían transmitido sus padres reencontró de nuevo el camino de la fe y de la esperanza. Y finalmente el testimonio de un matrimonio que, junto a sus cuatro hijos, participan desde hace muchos años del proceso de fe de la Catequesis de Familia y de la experiencia del Campamento Cristiano Familiar y cómo este camino de la fe realizado en compañía les ha ayudado a fortalecerse como familia y los ha empujado a ser mejores testigos de Jesucristo en su entorno cotidiano. Mientras tanto, los niños pudieron disfrutar de una divertida gincana catequética en el patio de los blauets que tuvo como hilo conductor la vida de la Virgen.

Una vez finalizadas las respectivas actividades, niños y adultos se volvieron a reunir en el Acolliment para celebrar juntos la Eucaristía, presidida por Mons. Sebastià Taltavull, y en la que todos los matrimonios asistentes pudieron renovar sus promesas matrimoniales. Terminada la celebración se hizo un especial homenaje a todas aquellas parejas que este año celebran el 1º, 25º y 50º aniversario de boda. También se quiso rendir un sencillo pero muy sentido homenaje a la comunidad de los Misioneros de los Sagrados Corazones, que durante estos últimos 25 años han acogido con tanta generosidad la celebración de esta fiesta.

Finalmente, el encuentro acabó con una comida durante la cual todos los asistentes pudieron compartir la experiencia que acababan de vivir y celebrar en un ambiente festivo la alegría de ser familias cristianas.


0 COMENTARIS