Diada de Lluc: Despedida de los Misioneros de los Sagrados Corazones e inicio del ministerio pastoral del nuevo equipo


10 de septiembre de 2019. 10:13h.

Diversos representantes de las instituciones locales, insulares y autonómicas se hicieron presentes en la celebración.



En el marco de la Diada de Lluc, el obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, presidió este domingo la eucaristía de acción de gracias y despedida de los Misioneros de los Sagrados Corazones que han atendido pastoralmente el Santuario de Lluc durante 128 años. En la misma celebración se dio inicio al ministerio pastoral del prior y el nuevo equipo que a partir de ahora se ocuparán del Santuario.

Diversos representantes de las instituciones locales, insulares y autonómicas, entre ellos la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera; el delegado del Gobierno en funciones, Ramón Morey; el comandante general de Baleares, Juan Cifuentes; el consejero de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir o el alcalde de Escorca, Antoni Solivellas, se hicieron presentes en la celebración.

El obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, recordó en la homilía que, "como María que va «decididamente a la montaña» hoy también nuestra Iglesia de Mallorca inicia nueva etapa del Santuario". Y recordó que "en Lluc tendremos que encontrar siempre lo que es específico de un santuario: la acogida, el entorno natural de la Sierra de Tramuntana que canta la gloria de Dios y nos ensancha el corazón a las dimensiones de la Creación, la oración personal y en comunidad que refuerza nuestra identidad cristiana y el sentido de pertenencia a esta fraternidad universal que es la Iglesia; el silencio, junto con la celebración de la fe (especialmente la Eucaristía) y la misericordia (mediante el sacramento del Perdón) que nos capacitan para el recogimiento y nos ayudan a experimentar de cerca como de muy Dios nos ama ".

La Diada de Lluc de este 2019 revistió así un carácter primordial de agradecimiento, por los 128 años de servicio de la Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, que han atendido este Santuario mariano, su culto y la atención a los peregrinos que suben durante todo el período expresado. En circunstancias muy difíciles y dolorosas, consumada la desamortización, el obispo de Mallorca Jacinto María Cervera Cervera encomendó el priorato de Lluc al sacerdote Joaquín Rosselló Ferrà, hoy ya declarado venerable, que acababa de fundar en Sant Honorat una congregación clerical. Era el año 1891.

La experiencia resultó más que satisfactoria para todos. Por ello, el obispo Pere Joan Campins Barceló propuso, años más tarde, en 1903, la reconstitución del antiguo Colegio de sacerdotes fundado en el siglo XV con la aprobación del papa Calixto III por miembros de aquella Congregación naciente. Y así ha pasado más de un siglo en el que innumerables peregrinos han encontrado cobijo en este santuario.

Terminada la celebración, llegó el turno del recuerdo agradecido. El P. Ricard Janer, MSSCC, hizo un repaso de los últimos acontecimientos históricos que han marcado la vida del santuario, y el superior general de la Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones, P. Emilio Velasco, hizo memoria agradecida de ello.

Finalmente, el pueblo de Mallorca, representado por sus instituciones, dejaron patente también su agradecimiento a los Misioneros de los Sagrados Corazones con algunos obsequios.

   Este jueves, a las 12 h, el presbiterio de Mallorca subirá a Lluc para dar gracias y encomendar a la Virgen la nueva etapa pastoral del santuario más importante para los mallorquines.


0 COMENTARIS