Cáritas Mallorca sigue estando al lado de las personas más vulnerables


21 de marzo de 2020. 11:42h.

Ante la crisis sanitaria actual y las medidas de seguridad adoptadas, Cáritas Mallorca ha reorganizado sus servicios para seguir dando respuesta a los colectivos con menos recursos.



Ante la crisis sanitaria actual y las medidas de seguridad adoptadas en el ámbito nacional, Cáritas Mallorca ha reorganizado sus servicios para seguir dando respuesta a los colectivos con menos recursos.

Cáritas Mallorca, fiel a su misión como expresión de la caridad de la Iglesia, continúa su tarea de estar al lado de las personas más desfavorecidas de la sociedad en un momento de incertidumbre e inseguridad provocada por la crisis del Coronavirus. Por esta razón, Cáritas Mallorca ha reorganizado sus servicios para cumplir con las medidas sanitarias y de seguridad que se han establecido en todo el ámbito nacional con la implantación del Estado de Alarma, Real Decreto 463/2020, y seguir acompañando las personas y familias que así lo necesiten.

En estos momentos, se continúa atendiendo, informando y acompañando a las personas desde los diferentes servicios, pero se hace de forma telefónica. La sede central de Cáritas Diocesana (tel: 971 717 289) y el Espai Joana Barceló (tel: 971 214 999) siguen activas con personal para atender las llamadas de aquellas personas que necesiten información y apoyo, para dar determinadas ayudas económicas si fuera necesario, derivando a las técnicas referentes del Servicio de Acogida del territorio, del Servicio de Intermediación y Orientación laboral o el Servicio de Asesoría Jurídica dependiendo de la situación.

En este sentido, se está intensificando el trabajo de seguimiento y acompañamiento individualizado a nivel telefónico con las personas y familias que ya participaban de los diferentes programas, para conocer su situación y poder gestionar los apoyos que sean necesarios en cada caso. La capacidad de acogida, escucha y acompañamiento es lo que ha caracterizado desde siempre a Cáritas. Ahora más que nunca trabajan para que la distancia física no impida que las personas sientan Cáritas muy cerca.

El apoyo a las necesidades básicas de alimentación e higiene se sigue garantizando a través de los Centros de Distribución de Alimentos y el Comedor Social "Sor Isabel Bonnín" de Inca y se intensificarán, si así es necesario, las ayudas económicas por transferencia bancaria, de forma que las personas no tengan que desplazarse.

A pesar del cierre de las tiendas, en estos momentos se mantiene el servicio de recogida de ropa que lleva a cabo la empresa de inserción de Cáritas, Eines x inserció en determinadas zonas de la isla. Sin embargo, para no generar más movimiento de personas, se pide que se guarde la ropa en bolsas en casa hasta que la situación de emergencia finalice.

Son muchas las personas, voluntarias y colaboradoras habituales, que se han ofrecido para continuar apoyando y apoyando las personas que más lo necesitan. Cumpliendo con las medidas de seguridad sanitarias que se han establecido, desde la entidad se les ha agradecido su disposición pero se les ha pedido que queden en casa, sobre todo aquellas personas mayores de 65 años y que son población de riesgo . Siguen colaborando en lugares puntuales de la Part Forana y Palma voluntariado más joven.

Frente a la sociedad desvinculada de la que nos hablaba el VIII Informe FOESSA autonómico presentado el pasado mes de octubre en Mallorca, la llamada crisis del Coronavirus hace surgir de nuevo la solidaridad y nos obliga a vincularnos. Cáritas, que tiene la suerte de estar presente en todo el territorio gracias a su capilaridad a través de las parroquias, anima a preocuparnos por aquellos vecinos de nuestras comunidades que no puedan salir a la calle y apoyarlos en acciones tan sencillas como hacer la compra, hacer una llamada telefónica o de otros que puedan surgir.

Es mucha la incertidumbre que hay en torno a la realidad actual que tenemos, pero sabemos que lo que vendrá será una realidad muy complicada para las personas más vulnerables. La población con menos recursos es la que está más expuesta a los efectos que puede provocar a corto, medio y largo plazo esta crisis.

Cáritas está preparada para dar respuesta, una respuesta que sin la implicación de las personas no es posible. La mejor forma de colaborar en estos momentos es quedándose en casa y desde allí poder ayudar a través de un donativo o haciéndose suscriptor, para poder hacer realidad la misión de Cáritas: estar siempre al lado de las personas que más lo necesitan.


0 COMENTARIS