Jueves Santo, "día de gestos silenciosos, de propuestas de radicalidad evangélica, de oración confiada"


09 de abril de 2020. 22:10h.

En la Catedral de Mallorca, como en todo el mundo, este año no se ha podido repetir el gesto realizado hace 2.000 años por Jesús con sus discípulos.


En la Catedral de Mallorca, como en todo el mundo, este año no se ha podido repetir el gesto realizado hace 2.000 años por Jesús con sus discípulos. Pero de esta memoria de Jesús recordamos su testamento, la valiosa herencia que nos ha dejado, junto con su misma persona, en el sacramento de la Eucaristía. El testamento del amor, el testamento del servicio y el testamento de la fraternidad.

Así, el obispo de Mallorca ha presidido una austera Eucaristía recordando la última cena del Señor con una Catedral vacía. "El sacramento de la caridad" ha sido el punto clave de su homilía. Nos ha invitado a recordar y pasar fielmente "de generación en generación" todo lo que hizo Jesús por nosotros, que "tiene fuerza de presente y proyección de futuro". Y haciendo referencia a tantas situaciones de dolor que experimenta nuestra sociedad, recordó que "la transformación personal, correspondiendo la transformación social: Nos unimos al dolor que provoca en el corazón de cada persona y pueblos enteros, la pandemia del coronavirus, y queremos presentar tanta preocupación que hay en Jesús, que nos reúne para celebrar el amor con el que entrega su vida y nos llama a una mayor solidaridad entre nosotros."

La Eucaristía de la Santa Cena en la Sede contó con pocos participantes, tal y como aconseja la situación actual, pero lo hicieron en actitud de oración y de intimidad con Jesús. Las lecturas invitaron a la reflexión sobre el inicio de la Pasión del Señor: "Hoy, Jueves santo, es día de gestos silenciosos, de signos con profundo significado, de palabras que llegan al corazón, de propuestas de radicalidad evangélica, de oración confiada, acompañando siempre Jesús", añadió.

El Jueves Santo es día también de valorar el servicio que Cáritas hace a la caridad de la Iglesia: "Ahora que se prevé una pandemia económica, será bueno repensar nuevos estilos de vida, más austeros, más dados a compartir y optar más por una economía de comunión que no piense solo en la ganancia material para enriquecer los ricos, sino para ofrecer caminos de salida a los pobres en las necesidades. Esto solo será posible a partir de nuevas formas de cooperación, de organización económica y de ayuda social.


0 COMENTARIS