La atención de Cáritas Mallorca hacia los más vulnerables se dispara ante la crisis de la COVID-19


17 de abril de 2020. 12:55h.

Cáritas Mallorca atiende a unas 1.300 personas desde el decreto del Estado de Alarma hace un mes. Más de 550 piden ayuda por primera vez a la entidad.


Se cumple un mes desde el inicio del confinamiento provocado por la emergencia de la COVID-19 y desde Cáritas se ha visto como día a día el número de personas que solicita ayuda para poder cubrir sus necesidades más básicas aumenta de forma considerable.

Desde el decreto del Estado de Alarma implantado el pasado 14 de marzo, más de 550 personas han pedido por primera vez apoyo a la entidad. Esta cifra se suma a la media de 700 personas/mes que estaban acompañando desde los diferentes programas de la entidad. La atención que realiza Cáritas Mallorca hoy es más urgente y más intensa por este incremento en el número de participantes.

Perfil de los participantes y demandas
La mayoría de las personas que se han acercado a Cáritas hasta ahora vivían al día, pero por las circunstancias actuales se han quedado sin ingresos y no pueden asumir los gastos más básicos, como son la alimentación y la vivienda.

Son familias con niños, familias monoparentales, personas mayores que no les llega la pensión, personas que no tienen regularizada su situación, personas solas... El perfil es muy amplio tanto por edad como por nacionalidades. Muchas personas sobrevivían trabajando en la economía sumergida (venta ambulante, trabajadoras del hogar sin contrato o trabajos agrarios) pero actualmente han perdido sus ingresos.

Además, hay un grupo de personas fijas discontinuas que había venido a trabajar la temporada turística, que han finalizado la prestación de paro y actualmente no tiene ningún ingreso.

Se da la circunstancia de que personas que se habían acercado a Cáritas hace unos años debido a la crisis de 2008 pero que habían podido recuperarse y estabilizar su situación, han vuelto ahora a pedir apoyo a la entidad.

Ahora más que nunca, los servicios de Cáritas cerca de las personas
Los programas de Cáritas Mallorca han reformulado para reforzar el acompañamiento telefónico, además de mantener abiertas la sede central y el espacio Joana Barceló, desde donde se atienden las llamadas. Estar cerca y escuchar a todas las personas es lo que se intenta desde los diferentes servicios, para conocer su situación y poder acompañarla y ayudarla en estos momentos de dificultad y de preocupación.

Desde el Programa de Acción de Base, además de informar de las ayudas públicas y orientar hacia los recursos más idóneos para la persona, se han tramitado 181 ayudas económicas para apoyar en alimentación y vivienda, llegando a más de 27.000 €. Además hay que añadir el apoyo que se ha seguido haciendo desde los Centros de Distribución de Alimentos y del Comedor Social "Sor Isabel Bonnín" de Inca (que atiende a 132 personas diariamente, ahora con el reparto de comida a domicilio).

Además, para las personas que no pueden acceder a otras prestaciones y no tienen ingresos debido a la situación actual, el Govern Balear ha ampliado con 2 mil nuevas prestaciones la partida de la RESOGA (Renta Social Garantizada). En este apartado, Cáritas Mallorca está tramitando más de 610 RESOGA para perfiles diversos.

Continuando con la línea de trabajo en red que ha caracterizado siempre a la entidad, desde Cáritas ha habido y hay una coordinación intensa con los servicios sociales municipales, con las diferentes administraciones (IMAS, Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes) y con las entidades sociales presentes en los diferentes territorios.

Desde el Servicio de Asesoría Jurídica se siguen resolviendo muchas dudas sobre todo en materia de extranjería, a personas que tenían su permiso en trámite, o aquellas que estaban a punto de poder solicitarlo y otras dudas que surgen a raíz de las noticias surgidas últimamente con el tema de regularización de las personas que tengan titulación sanitaria.

Los Talleres prelaborales de Cáritas (recuperación de juguetes, papel y bicicletas) están cerrados pero se ha hecho seguimiento de cada una de las personas que formaban parte, con las entidades referentes (GREC - Grupo de Educadores de Calle, servicios sociales, UCA - Unidades de conductas adictivas, etc) y los participantes han recibido la beca de formación íntegramente, aunque no hayan asistido (que suman un total de 6.000 €).

Desde el Proyecto de Formación, Orientación e Intermediación Laboral han hecho seguimiento de las 198 personas que estaban al servicio, informando y ayudando a gestionar diferentes demandas (ofertas de trabajo, procedimientos de extranjería, nuevas prestaciones para empleadas del hogar, yertas y otros). Además de contactar con 83 empresas colaboradoras y más de 50 empleadores del hogar, se ha hecho seguimiento de las 113 personas que estaban llevando a cabo formación con el programa, ofreciéndoles formación online, recursos y otras posibilidades formativas.

El voluntariado: un pilar fundamental para Cáritas
Son muchas las personas que han hecho y hacen posible la misión de Cáritas, y gran parte de ellas son voluntarias. Debido a la situación de emergencia, muchas no pueden desarrollar su tarea concreta pero siguen formando parte de la familia de Cáritas. El Equipo de Voluntariado sigue en contacto con todas ellas, preparando material de reflexión y oración que se ha hecho llegar a los voluntarios, sobre todo durante la semana santa y Pascua.

Pero algunas personas voluntarias siguen colaborando desde casa. Es el caso de los voluntarios de los diferentes proyectos de apoyo escolar y otros proyectos grupales donde participaban niños, y que están llamando a las familias que participaban para saber cómo están, cuál es su situación actual, cómo están los niños, como se han organizado para seguir las clases, etc. También han surgido iniciativas en algunos barrios de ciudad, como por ejemplo algunos voluntarias expertas en costura que han hecho gorras para el personal sanitario de diferentes centros de salud.

El equipo de apoyo de la Clínica Jurídica (abogados y supervisores) sigue más vivo que nunca, ofreciendo apoyo a la asesoría jurídica, facilitándonos toda la información que pueda ser útil en procesos jurídicos a las personas atendidas.

Y todos los Grupos de Acción Social de pueblos que, en coordinación con los servicios sociales municipales y otras entidades, siguen atendiendo las necesidades de las personas más vulnerables. Además, desde el inicio de la crisis, en Cáritas siguen llegando ofrecimientos de personas que quieren hacer voluntariado en la entidad y colaborar en estos momentos de dificultad.

Realidades visibilizadas raíz de la crisis
La crisis actual provocada por la COVID-19 ha visibilizado realidades sociales enterradas de una población que ya arrastraba las consecuencias de la crisis de 2008, población desprotegida y que no se había recuperado de aquel periodo de dificultad.

La situación de partida, tal y como se apuntó en el informe Foessa sobre la exclusión y desarrollo social en Baleares presentado por Cáritas Regional en octubre del año pasado, ya alertaba de una población desprotegida. En el informe ya se destacaba que 243 mil personas de las islas sufrían una situación de exclusión social, de los cuales 98 mil estaban en situación de exclusión severa.

El acceso a una vivienda digna (la incertidumbre de quedarse sin casa), así como un trabajo precario con sueldos que no llegaban para pagar los gastos más importantes, eran los factores principales que se apuntaban en el informe sobre el exclusión en Baleares y que son precisamente ahora los factores de riesgo de la población que con más fuerza ha golpeado la actual crisis.

Cada gesto cuenta
Las entidades sociales y las administraciones, tanto autonómicas como locales, hacen esfuerzos para dar respuesta a toda la demanda que se está generando y que cada día va en aumento. Son muchas las iniciativas de colaboración que hemos recibido por parte de empresas y particulares que nos han hecho llegar diferentes donaciones que desde aquí queremos agradecer y aplaudir.

La colaboración es imprescindible en este tiempo de necesidad y de urgencia, y por eso se piden desde Cáritas Mallorca aportaciones económicas a través de la campaña #CadaGestCompta, y así poder seguir acompañando a las personas que diariamente tocan a la puerta de Cáritas.


0 COMENTARIS