El obispo Sebastià reitera algunas indicaciones sobre aspectos de la pastoral diocesana


17 de abril de 2020. 16:10h.

En el contexto de la extensión de la enfermedad la COVID-19 y del estado de alarma sanitaria.


El obispo Sebastià Taltavull reitera en una carta dirigida a parroquias, sacerdotes, diáconos y responsables de pastoral algunas indicaciones sobre aspectos de la pastoral diocesana, en el contexto de la extensión de la enfermedad la COVID-19 y del estado de alarma sanitaria.

Exhorta, además, a mantenerse "constantes en el acompañamiento de las personas enfermas y de tantas otras que necesiten ayuda, tanto material como psicológica y espiritual".

Habiendo consultado el Consejo Episcopal y los arciprestes, informa que las iglesias y lugares de culto de la diócesis permanecerán aún cerradas y sin culto público, solo con la misa del sacerdote celebrada en privado, hasta que el Gobierno no levante el estado de alarma, que es el que prohíbe que la gente salga de casa y se reúna con otros.

En este sentido, por tanto, aún no se pone una fecha fija de apertura de las iglesias y lugares de culto. Lo cual quiere decir que toda programación para este tiempo pascual y el que sigue (sobre todo en relación a la celebración de sacramentos (bautismo, confirmación, eucaristía, matrimonio, funerales...) queda supeditada a la decisión estatal y a la normativa que se desprenda sobre los aforos de los lugares públicos.

Por lo tanto, es evidente que en este momento no se pueden poner fechas concretas de celebraciones. Será posible en la medida en que se normalice la situación y se pueda tener libertad para decidir cómo actuar en los espacios donde hay más concentración de personas. Cuando llegue ese momento, se verá qué decisión o decisiones se deben tomar, ya sea de conjunto o dando ocasión a que cada parroquia o comunidad pueda decidir sobre su manera de proceder.

Finaliza recordando la importancia de escuchar a las familias y a los que han de recibir los sacramentos, ofreciendo la posibilidad de que —sobre todo en el caso de las primeras comuniones y confirmaciones— puedan celebrarse durante el tiempo pascual del año que viene, como lo han insinuado algunas familias.


0 COMENTARIS