Solemnidad de Pentecostés: "En los diálogos institucionales y parlamentarios necesitamos más ánimo que crítica destructiva y agresividad"


01 de junio de 2020. 14:50h.

El obispo invitó al pueblo a dejar que el Espíritu actúe en nosotros "para inspirarnos bondad, entendimiento y diálogo".


El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, celebró la eucaristía en la Catedral de Mallorca el pasado 31 de mayo, gran solemnidad de Pentecostés. En este día, culminación de la Pascua con la venida del Espíritu Santo con sus dones y frutos, por primera vez tras el decreto del Estado de Alarma era concelebrada por el Cabildo Catedral.

Esta fiesta queda este año civilmente enmarcada en medio de diez días de luto decretados por el gobierno del Estado. La Diócesis se ha unido a este gesto de solidaridad con los difuntos del coronavirus y con el dolor de sus familias: "En esta situación de amargura y tristeza, la luz de la fe y el consuelo de la esperanza han sido la fuerza que han ayudado a compartir con los más afectados", comentó el obispo en su homilía.

En esta fiesta de Pentecostés se hace memoria de aquel primer día de la Iglesia, cuando hace más de dos mil años, la historia de la humanidad tomó otro rumbo, "una dirección definitiva, por una intervención de Dios que le da la vuelta". Así, los discípulos "experimentaron una fuerza que llenaba de gozo y de esperanza sus vidas, hasta lanzarlos a comunicar a todos la mejor de las noticias: la resurrección de Jesús, el anuncio de la victoria sobre la muerte, la promesa de una vida que no se acaba nunca".

Por el Espíritu, todos entendieron la lengua ajena, "todos somos enviados a dejar que el Espíritu actúe dentro nosotros: Nos inspirará la bondad, buen entendimiento y diálogo; nos mantendrá fuertes en la fe, nos dará el consuelo de la esperanza, nos ayudará a amar sin medida". Todo ello debería influir en nuestros diálogos, sobre todo "institucionales y parlamentarios", donde necesitamos más ánimo que crítica destructiva y agresividad". Y acabó: "Necesitamos un pueblo que se quiera y sepa hablar bien. Esto se hace entre todos pero sobre todo los que tenemos una responsabilidad en cualquier institución. ¡Que la Iglesia sea un modelo para que esto sea realidad! "


0 COMENTARIS