El nuevo vicario general jurará el cargo mañana en la Catedral


12 de junio de 2020. 10:33h.

En un acto presidido por el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull.


El nuevo vicario general de la Diócesis, Mn. Josep Adrover Vallbona, jurará su cargo mañana sábado a las 11 h en la Catedral de Mallorca, en un acto presidido por el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull.

El acto comenzará con la lectura del nombramiento de Mn. Adrover. Después de la profesión de fe y el juramento, el nuevo vicario general pronunciará unas palabras. Cerrará el acto el obispo de Mallorca.

En este momento de relevo, el acto servirá también para dar las gracias a Mons. Antoni Vera Díaz, "por su entrega generosa y trabajo incondicional con motivo de la tarea que le fue encomendada hace casi siete años y que ha demostrado hacerla con aquella disponibilidad y espíritu evangélico que el Señor nos pide para ser testimonios creíbles", afirmó Mons. Taltavull en la carta de nombramiento.

Para cumplir con todas las medidas de seguridad con respecto al acceso al edificio, este se realizará únicamente por el portal de la Almoina. Hay que estar media hora antes (10:30 h) a fin de poder proceder al protocolo establecido (control de temperatura, etc.).


1 COMENTARIS
  1. No pude asistir por razones personales, pero me sentí implicado en el acto porque deduzco que se trata de un nombramiento determinante para este momento eclesial, diocesano y no menos mallorquín . Ojalá Mossén Adrover satisfaga todas las ilusiones de servicio y disponibilidad que se necesitan para este cargo, así como una intensa relación personal con el obispo y todos los sacerdotes diocesanos ,y no menos con los Religiosos/as que compartimos el carismo de la evangelización. En cuanto a Antonio Vera, agradecerle muy de veras su excelente trabajo al servicio de la Diócesis en tantos y tantas tareas como se le han solicitado. Ojalá comience para él un tiempo de descanso, de recuperación y de nuevas ilusiones pastorales, Ambos saben que estoy a su disposición para cuanto ellos quieran y yo mismo pueda. Un abrazo fraternal y sacerdotal, Norberto Alcover SJ.