"Se nos invita a extender la acción curativa y nutritiva de la Eucaristía a todas las dimensiones humanas"


15 de junio de 2020. 09:06h.

La celebración del Corpus Christi recuerda la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía y su consecuencia inmediata, el ejercicio de la caridad.



Un año más, la Catedral de Mallorca se vistió de gala para celebrar la solemnidad del Corpus Christi, a pesar de las restricciones que la situación de alarma sanitaria impone. La eucaristía, presidida por el obispo Sebastià Taltavull, fue precedida por las vísperas solemnes y sirvió, tal y como destacó en la homilía, "para fortalecer nuestra fe eucarística porque sabemos que, cuanto más viva sea, más profunda será nuestra participación en la vida eclesial, más plena nuestra adhesión plena a la misión que Cristo nos ha confiado y más evangélicamente fecunda nuestra presencia en medio de la sociedad".

El Corpus Christi es una festividad que se celebra el jueves en el que se cumplen diez días de la Pascua de Pentecostés o Pascua granada. Por eso es un día en que se da una importancia especial a la adoración del Santísimo, que es expuesto en la custodia.

La consecuencia inmediata de la Eucaristía es, por tanto, el ejercicio de la caridad, y en este aspecto basó gran parte de su homilía Mons. Taltavull. Así, como el papa Francisco nos pide, "se nos invita a extender la acción curativa y nutritiva de la Eucaristía en todas las dimensiones humanas que sufren más la desnutrición humana y espiritual. Queremos alargar esta mesa a todas las mesas y extender la mano a las necesidades que hay". Una tarea, "básicamente eucarística porque rehace estados de ánimo, fortalece debilidades, cura enfermedades, vence narcisismos y victimismos, une familias, crea amistades, apoya proyectos que nos hacen más humanos y reconstruyen el tejido social". Y continuó: "Es el alimento necesario que mantiene una sociedad en pie y que es el resultado del esfuerzo solidario de muchos cuando regalamos tiempo y compartimos bienes propios para que todos puedan vivir sin discriminación y con la dignidad humana que se merece".

Actualmente la procesión del Corpus Christi de la Catedral se celebra el domingo siguiente al día del Corpus. La procesión por las calles de Palma encabezada por la Sagrada Forma expuesta en la custodia se sustituyó este año, debido a las prevenciones sanitarias en vigor, por una sencilla procesión en el interior del templo. Otro elemento destacado de esta fiesta es la Lledània, un adorno hecho de flores de cera, que se ponía en las cruces que se llevaban en las procesiones de las rogativas menores, costumbre que perduró hasta el siglo XVIII; actualmente, gran rueda hecha de una multitud de flores de cera.


0 COMENTARIS