Misa funeral por las víctimas de la COVID-19: "Somos testigos dee un despliegue nunca visto de solidaridad que ha inundado nuestras ciudades, pueblos y casas"


27 de julio de 2020. 14:46h.

La celebración fue presidida por el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, con la asistencia del obispo de Menorca, Francesc Conesa y el administrador diocesano de Ibiza, Vicente Ribas.



Las tres diócesis de las islas celebraron el pasado domingo una misa funeral por el eterno descanso de las víctimas de la pandemia de Covidien-19. Una Eucaristía, celebrada en la Catedral de Mallorca, en la que toda la Iglesia se unió en oración, acompañando en el duelo tantas personas que se han visto afectadas por la terrible pérdida de sus seres queridos.

Debido al estado de alarma y el consiguiente confinamiento, no se han podido celebrar ordinariamente la misa funeral de muchas personas. Por ello, se invitó especialmente a las familias de los difuntos por esta enfermedad, más de 100, a quienes se les reservó un lugar específico. A ellos se dirigió gran parte de la homilía que pronunció el obispo Sebastián: "Somos testigos que un despliegue nunca visto de solidaridad ha inundado nuestras ciudades, pueblos y casas, a la vez que vosotros, familiares de los difuntos, pasabais por difícil trago de disponer de un mínimo o nulo contacto con quienes más queríamos y os era impedido estar a su lado el tiempo de la enfermedad y sobre todo en el momento del desenlace ". Y continuó recordando los difíciles momentos pasados ​​y que aún están presentes en nuestra memoria: "No deberíamos pensado que sufriéramos este azote tan inesperado. Vivimos un montón de interrogantes y un miedo contenida en la que todos se esfuerzan para encontrar respuesta. En esta investigación y desde este encuentro de hoy, quisiera que, ahora y siempre nos confortassin todas las palabras de ánimo, de consuelo y de esperanza que nos podamos comunicar los unos a los otros ".

En su alocución, habló de "un mal global que nos iguala a todos y no respeta diferencias, ni niveles sociales, ni edades ni credos religiosos", un aviso "para que no hagamos más difícil la situación que, de hecho, pone en evidencia nuestra vulnerabilidad y deja en entredicho nuestras falsas y superfluas seguridades con las que construimos nuestro caminar. "

A la celebración asistieron multitud de autoridades locales, insulares y autonómicas, representantes políticos y militares. Entre ellas, la presidenta del Govern de les Illes, Francina Armengol; el presidente del Parlament de les Illes Balears, Vicenç Thomàs; la delegada del Gobierno, Aina Calvo; el alcalde de Palma, José Hila; el comandante general de Baleares, Fernando García Blázquez; así como los presidentes de los tres consells insulares. Por otra parte, desde las diócesis ha querido invitar también todas aquellas personas, entidades o instituciones que han estado en primera línea de batalla contra la pandemia, como representantes de las fuerzas de seguridad y sanitarios.

En el altar se representaron las 224 víctimas hasta el momento en Baleares para esta pandemia con tantos otros pequeños cirios encendidos.


0 COMENTARIS