Lluc ha celebrado la festividad de la Mare de Déu de Lluc, aunque sin la tradicional Diada


14 de septiembre de 2020. 11:00h.

El obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, ha presidido la Eucaristía del día de la Virgen de Lluc en la Basílica del Santuario y también la del domingo 13 de septiembre, en el Acolliment.



El santuario de Lluc ha celebrado la festividad de la Virgen de Lluc este fin de semana, aunque se ha tenido que adaptar a las restricciones sanitarias impuestas por la crisis de la Covid-19. Por ello, este año se ha prescindido de la tradicional Diada que se celebraba en el municipio de Escorca con motivo de la fiesta de la Virgen de Lluc. Se ha conservado, únicamente, el acto principal: la Eucaristía del 12 de septiembre, día de la Virgen de Lluc, en la basílica del santuario. También se ha celebrado la misa dominical, el 13 de septiembre, en el Acolliment de Lluc.

Ambas celebraciones han sido presididas por el obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, quien ha destacado la importancia "de fijarse e ir a lo esencial". Precisamente, la festividad de la Virgen de Lluc de este año, así como muchas otras, han tenido que ser celebradas con lo esencial. En las homilías de las Eucaristías que el obispo de Mallorca ha predicado en esta festividad, ha destacado el papel de María: una mujer que se pone a disposición de Dios y acepta ser la persona que realizará el plan de la Salvación. "La Virgen de Lluc, una persona que siente la llamada de Dios porque tiene su corazón abierto a Dios, y le hace caso, aunque ve que hay dificultades", son las palabras del obispo en la homilía.

En el sentido de buscar lo esencial, Mons. Sebastià Taltavull ha destacado: "Vamos a María, porque en ella se condensa el resumen de todo lo que debe ser un cristiano. Con tantas reivindicaciones feministas que tenemos en la sociedad hoy en día, la primera reivindicación feminista la hizo Dios, eligiendo una mujer. Dios ha elegido como primera persona, después de Jesús, a María, una mujer capaz de responder a su llamada. Y es la persona que ha sido puesta como ejemplo de fe para nosotros ".

El obispo de Mallorca ha pedido también a los participantes de la celebración a cuidar la salud de los unos a los otros, en el contexto de pandemia que vivimos, porque es un problema colectivo.

Por otra parte, en la celebración del 12 de septiembre en la basílica del Santuario, una niña ha recibido el sacramento de la primera comunión, en la Eucaristía celebrada por Mons. Sebastià Taltavull.


0 COMENTARIS