Los terciarios franciscanos y frailes menores capuchinos inician un nuevo curso


29 de septiembre de 2020. 00:00h.

Lo hicieron con una vigilia de oración eucarística para el cuidado de la Creación y por los afectados por la pandemia del Covid-19.



Al inicio de un nuevo curso y a las puertas de la fiesta del Padre San Francisco, los frailes y los hermanos que forman la familia franciscana-capuchina de Mallorca, organizaron una vigilia de oración eucarística el pasado día 27 de septiembre.

El objetivo de esta era aprovechar una nueva oportunidad para ofrecer los propios dones al mismo Jesús y confiarle los anhelos, proyectos y preocupaciones que se plantean en la apertura de esta etapa. El tiempo de oración, en la que se mezclaron cánticos, himnos, la recitación de textos de alabanza y otros de petición, se estructuró con dos partes bien diferenciadas.

El primer bloque estuvo dedicado a orar por el cuidado de la Creación siguiendo las instrucciones del Papa Francisco en convocar el Jubileo de la Tierra y exhortarnos a contribuir en la recuperación de los ecosistemas.

La otra, para todas las necesidades que surgen ante la pandemia del Covid-19 y para las personas que lo sufren o lo afrontan en primera persona: enfermos, personal sanitario, ancianos, jóvenes y niños, políticos y los que tienen alguna responsabilidad, investigadores del mundo científico, medios de comunicación que transmiten la información, parados y víctimas de situaciones laborales precarias, por los difuntos, etc.

Los organizadores y participantes de esta vigilia de oración creen que como miembros de la familia franciscana, más que nunca, deben aportar un compromiso en firme para contribuir, con acción y oración, a paliar las consecuencias de estas dos realidades.


0 COMENTARIS