El obispo Sebastià ha confirmado a 46 personas este pasado fin de semana


09 de noviembre de 2020. 12:00h.

Han recibido el sacramento jóvenes del colegio La Salle de Palma, de la parroquia de Nuestra Señora de la Lactancia de s'Arenal, de la parroquia de santa Eulàlia de Palma y de Felanitx.



El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha confirmó a 46 personas el pasado fin de semana. El viernes, 6 de noviembre, recibieron el sacramento de la confirmación 8 jóvenes del colegio La Salle de Palma en la parroquia de sant Bartomeu de Son Rapinya. El sábado, 7 de noviembre, se confirmaron 13 jóvenes en la parroquia de Nuestra Señora de la Lactancia de s'Arenal. El domingo, 8 de noviembre, 12 personas recibieron el sacramento en la parroquia de santa Eulàlia de Palma y 13 niños y niños en la parroquia de sant Miquel de Felanitx.

El Obispo reconoció la tarea de las familias en la transmisión de la fe cristiana: "La familia es a primera comunidad, la primera Iglesia, donde se transmite y comparte la fe cristiana. Vivimos un momento extraño, y dentro de las instituciones educativas no se ayuda a crecer en la fe. A menudo oímos que ser cristiano hoy no está de moda. Yo creo que es aquello más revolucionario: ¿Dónde oímos hoy en el mundo propuestas de renovación social, política, económica, ecológica? ¿Qué gobierno piensa en el bien común y no en el individual?"

También se refirió a la fe en el espíritu santo y la fuerza de Jesús que llega en el interior de cada uno a partir de la confirmación: "La confirmación es la continuación del bautismo, es la plenitud del bautismo, es un sacramento que nos ayuda a entender una realidad que si no es desde la fe no la podemos entender. ¿Cómo podemos hablar del espíritu santo si no lo vemos, tocamos o palpamos? Necesitamos creer en esta presencia, que está, que la llevamos dentro. Los cristianos nos tenemos que dejar guiar por este espíritu que tenemos desde el bautismo y nos guía. Tenemos la posibilidad de conocer de qué manera Dios actúa dentro de nosotros, por eso hay de hacer un acto de fe, lo tenemos que creer".

El obispo Sebastià se dirigió a los jóvenes que se confirmaban de este modo: "Hoy recibiréis una fuerza interior que os hará testimonios. Los demás podrán descubrir un secreto dentro de vosotros que os marca a la hora de pensar, de actuar, de hacer las cosas. Hay un entusiasmo para vivir como cristianos. Jesús cuando se dirige a los apóstoles -así como también se dirige a vosotros que formáis parte de este grupo- le dice: yo os quiero, tal y como el Padre me quiere a mí. Que el amor sea lo que os una, lo que os mantenga".

"Además, Jesús nos lanza un mensaje muy claro: Quereos los unos a los otros, tal como yo os he querido. Existe el amor de un mismo, que mira para uno mismo y su interés. También existe el amor de amistad, que uno tiene que conseguir y los demás lo tienen que dar. Es un amor recíproco. Y otro tipo de amor es el amor de aquel que ama a las personas que no lo aman. Jesús ama de este modo: aquel que incluso es capaz de dar la vida por el otro. Esta es la forma de querer que nos ha enseñado Jesús. Nadie tiene un amor más grande que aquel que se entrega y da la vida por los otros. Y finalmente, Jesús nos dice: Vosotros sois mis amigos. Los cristianos tenemos esta convicción y estamos seguros porque Jesús nos acompaña, y todos los que os confirmáis, recibís todavía más esta fuerza", concluyó el Obispo.


0 COMENTARIS