Mons. Sebastià Taltavull, en la Fiesta del Estandard: «Necesitamos crear vínculos que aseguren un camino de fraternidad y en el cual se vaya forjando la amistad social»


31 de diciembre de 2020. 00:00h.

La Diada de este año solo ha contado con la celebración de la Eucaristía, puesto que el resto de actos organizados por Cort se han suspendido por la pandemia



Este 31 de diciembre del 2020 se ha celebrado la Eucaristía por la Fiesta del Estandard en la Catedral de Mallorca. Una fiesta en que este año, debido a la pandemia del coronavirus, se han cancelado todos los actos de este día organizados por el Ayuntamiento de Palma, pero sí que se ha mantenido la celebración de la misa, que ha sido presidida por el Obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull. La solemne celebración ha contado también con el baile de la Oferta de los cossiers y cavallets de Palma.

Precisamente en la Fiesta del Estandard de este año, que como el resto de actividades y celebraciones se ha visto restringida, el Sr. Obispo ha querido destacar la importancia de la celebración de la Eucaristía: «Tenemos motivos para celebrar esta fiesta en aquello que tiene de vivencia cristiana, porque el encuentro con Jesús -él que es la Palabra que proviene de Dios y es Dios- siempre es fuente de joya, de nueva fuerza, de compromiso social y, en estos momentos, sobre todo, de consuelo, de cohesión comunitaria y de esperanza. No tenemos otra intención que descubrir una vez más la presencia de Dios en el andar de nuestra historia religiosa y secular, y escuchar la palabra que nos dice. Leer la actualidad de aquello que hoy conmemoramos y que tuvo lugar en 1229, nos sitúa ante una realidad nueva y compleja».

Refiriéndose a la situación actual de precariedad sanitaria y económica, precisamente esta es la que nos ha forzado a pensar más en aquello que es esencial y, así, ir dejando de lado todo aquello que es más secundario y prescindible. «Nos ha hecho más pobres, pero tal vez más austeros, más empáticos y más auténticos», ha expresado Mons. Sebastià Taltavull.

«Hoy, un año más, recordamos nuestra memoria histórica mediante aquellos acontecimientos que han marcado de forma definitiva en el tiempo el camino de nuestro pueblo», ha afirmado. El Obispo ha hecho énfasis en la realidad de hoy, especialmente de este 2020, poniendo en el centro todos aquellos y aquellas que durante la pandemia ayudan y están al servicio de los demás: «esta verdad es la de unos hombres y mujeres que no han buscado sus propios intereses, sino que han servido gratuitamente e incondicionalmente la comunidad humana». A pesar de que la situación afecta más gravemente a los más vulnerables, Mons. Sebastià Taltavull ha recordado que «esta situación extrema que estamos viviendo ha afectado también a muchas personas normalizadas que han visto tambalear su estilo de vida y las bases sobre las cuales se asentaba su seguridad».

También ha expresado -y aún más urgente por la situación de crisis sanitaria y social que vivimos- la necesidad de crear vínculos que aseguren un camino de fraternidad y en el cual se va forjando la amistad social. «El camino eficaz hacia la fraternidad y la paz social -dice el papa Francisco en Fratelli tutti- es el de una sana y buena política. En la actual situación, va bien pensar que "hay cosas que tienen que ser cambiadas con replanteamientos de fondos y transformaciones importantes. Solo lo puede liderar una sana política, convocando los más varios sectores y los saberes más variados", así como expresa el Papa en su última encíclica.

Finalmente, Mons. Sebastià Taltavull ha indicado que la celebración de la Eucaristía en la Fiesta del Estandard adopta un gran sentido, y más este año: «la aportación cristiana en la fiesta del Estandard es la oración, la cual, además de ser un acto de fe en el Dios creador y misericordioso, es una acción de solidaridad en favor de todo el pueblo por el compromiso de implicación que con él supone. Celebrar este año la fiesta del Estandard, Fiesta de nuestro pueblo de Mallorca, y hacerlo de este modo tan restringido por la pandemia, no nos exime de nuestros compromisos de ciudadanos como pueblo, sino al contrario, nos es un estímulo para entregarnos todavía más a quererlo y a servirlo en las personas concretas que lo forman y, en este momentos duros que vivimos, con preferencia a los enfermos y a los más afectados a todos niveles».

La Fiesta del Estandard conmemora la entrada a la Madina Mayurqa, a partir de entonces llamada Ciutat de Mallorca, de las tropas de la Corona de Aragón de Jaime I el Conquistador que el 31 de diciembre de 1229 vencieron a los sarracenos. Este episodio histórico puso fin al reino almohade y a la Mallorca musulmana. La Fiesta conmemora, así, el nacimiento de la Mallorca actual y es una de las más antiguas de Europa, puesto que fecha del siglo XIII. La Iglesia de Mallorca celebra una misa para dar gracias a Dios por la proclamación del Evangelio en nuestra isla, y su vigencia por la recuperación del año 1229 hasta el día de hoy.

Fotografías: Catedral de Mallorca


0 COMENTARIS