La fiesta de Sant Antoni 2021, solo con aquello esencial


19 de enero de 2021. 15:00h.

Solamente las Completes, a puerta cerrada, y las celebraciones religiosas se han oficiado en los municipios que celebran esta festividad



Sant Antoni Abat es uno de los santos más populares y festejados a lo largo de toda la geografía mallorquina. Inmersos en de la pandemia de la Covid-19, el Gobierno Balear y el Obispado de Mallorca, a principios de año, acordaron la suspensión de las fiestas de Sant Antoni en todos los municipios, con la excepción de mantener los actos religiosos respetando las medidas sanitarias. Así, las fiestas de Sant Antoni 2021 en los pueblos que, habitualmente, lo celebran con fiesta mayor, se han reducido a aquello esencial: las celebraciones religiosas en honor al santo. En todas partes se suspendieron las tradicionales beneïdes, acto que tiene lugar siempre en este día, puesto que Sant Antoni es el santo protector de los animales. También se suspendieron los foguerons, torradas, bailes de los dimonis y todos los actos festivos tan populares en la revetla de Sant Antoni.

En Sa Pobla, en Manacor y en Artà, lugares donde las Completes se celebraban con la iglesia llena a rebosar, este año lo hicieron a puerta cerrada y sin público. «Las Completes se celebran y se reza a Sant Antoni a pesar de que no pueda haber público, y este año más que nunca tenemos que rezar por la situación en que se encuentra nuestro pueblo, en estos momentos afectado por la Covid-19», asegura el rector de Manacor, Mn. Antoni Amorós. A las Completas celebradas en la iglesia dels Dolors asistieron los ministros, la coral que acompañaba la celebración, las personas encargadas de las lecturas, los equipos de vigilancia y desinfección y también la banda de música municipal, puesto que, asegura el rector, «es un valor no separar el rezo de completas del estallido del canto de los gozos, que se son acompañados por la banda de música», afirma Mn. Antoni Amorós. En el municipio manacorí, el oficio del día de Sant Antoni se celebró también a puerta cerrada, mientras que en otros pueblos se llevó a cabo con el 30% de aforo permitido a día de hoy.

Manacor, con una tradición ocho veces centenaria, cuenta con el Patronato de Sant Antoni, una entidad que con plena colaboración con las instituciones locales, como la parroquia dels Dolors y el Ayuntamiento, no escatima recursos ni esfuerzos para adaptar su fiesta, este año más que nunca, a los nuevos signos del tiempo. El presidente del Patronato de Sant Antoni de Manacor, Antoni Gomila, explica que «el Patronato es la herencia de la antigua obrería, que perduró hasta finales de los años sesenta». Con el paso del tiempo se fue reivindicando la fiesta y fue cogiendo fuerza, hasta que se creó una asociación cultural, este patronato, en 1982. Desde entonces, «es el Patronato de Sant Antoni que se encarga de organizar las fiestas del santo» tan arraigadas en este municipio, explica Gomila. Casi ininterrumpidamente, desde el siglo XIV que se construyó la capilla en honor a Sant Antoni, Manacor había venerado el santo y en las últimas décadas esta fiesta ha ido cogiendo suficiente relevancia, a pesar de que siempre se había celebrado en Mallorca, principalmente a la Part Forana.

Mn. Antoni Amorós afirma que actualmente «la fiesta de Sant Antoni es el grito de identidad de los mallorquines, principalmente festejado con fuerza en los municipios de Llevant y Nord de la isla». Por otro lado, dice, «no deja de tener una importancia religiosa, tanto porque es el santo protector de los animales como por la devoción religiosa que los creyentes le tienen».

Este año, a pesar de que esta fiesta se ha tenido que celebrar solamente con aquello esencial, Antoni Gomila explica que el Patronato de Sant Antoni ha situado unas imágenes representativas de esta fiesta en Manacor, con lonas colocadas en diferentes lugares de la capital de Llevant. Todas ellas simbolizan momentos de la fiesta y recuerdan aspectos fundamentales de la festividad de Sant Antoni en Manacor.


0 COMENTARIS