MALLORCA MISIONERA INICIA UNA CAMPAÑA DE AYUDA URGENTE PARA PALIAR LOS DESASTRES OCASIONADOS POR LAS LLUVIAS A TRUJILLO (PERÚ)

En esta ciudad peruana trabaja un buen grupo de misioneros y misioneras de la Diócesis de Mallorca.




Desde que se ha tenido noticia de los desastres ocasionados por fuertes lluvias e inundaciones, en Trujillo (Perú), donde está presentes y trabaja un buen grupo de misioneros y misioneras de la Diócesis de Mallorca, Mallorca Misionera se ha puesto en contacto con el Arzobispo de la zona para manifestar la solidaridad de Mallorca con Trujillo y ponerse a su lado con la oración y ofrecer esa ayuda que desde aquí se pueda hacer llegar.

El Obispo Administrador Apostólico de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, en nombre de la Iglesia de Mallorca y de tantas personas de buena voluntad que sintonizan con los valores evangélicos, ha manifestado en una carta dirigida a los fieles de la Diócesis su solidaridad con la Iglesia de Trujillo y a su Pastor, el Arzobispo Mons. Héctor Miguel Cabrejos, junto con la proximidad fraternal y la oración por las víctimas y sus familias. Asimismo, se ha adherido a la llamada que el prelado de Trujillo hace para llevar a cabo una Campaña de ayuda que comenzará el domingo, día 19 de marzo, fiesta de San José, y se prolongará hasta finales de mes.

De esta manera, Mallorca Misionera, inicia a su vez una Campaña de ayuda material de lo que necesitan con más urgencia (carpas, calaminas, plásticos, sábanas, mantas, linternas, palas, alimentos que tengan duración y agua) y ayuda económica que se puede hacer llegar al C / C ES60 0061 0361 3700 14780115 de la entidad diocesana "Mallorca Misionera".

Dice Mons. Taltavull en su carta: "El pasado diciembre pudimos visitar Trujillo y las comunidades donde trabaja un buen grupo de religiosas y religiosos mallorquines, aunque en medio de mucha pobreza y pocos recursos. Allí comprobamos directamente las condiciones de vida y vivienda de las familias que atienden, la mayoría de ellas en situación de extrema pobreza. Una vez más, esto nos hace ver la vulnerabilidad en que se encuentran y el riesgo de perder lo poco que tienen.

Por todo ello, hace un llamamiento "a hacer realidad nuestro amor solidario con los hermanos y hermanas que más sufren, y una invitación a la oración por todos los hombres y mujeres, jóvenes, ancianos y niños a los que nuestros misioneros y misioneras sirven en nombre del Evangelio, a la vez que os sugiero que en las celebraciones de este domingo y hasta cuando se crea conveniente, en la oración de los fieles y en vuestra oración personal, los tengáis bien presentes".


0 COMENTARIS