EL VIA CRUCIS DEL DIMARTS SANT CONGREGÓ EN INCA A MÁS DE MIL FIELES

En esta ocasión fue presidido por la familia Martorell Rigo.




Sin duda hay que reconocer que el Vía Crucis o la procesión del silencio es la que se celebra con más recogimiento y devoción de las que se celebran en Inca. En la misma no se reparten los confites por parte de los cofrades y los fieles no asisten al mismo como espectadores, sino que desfilan en la misma detrás de las cofradías y sacerdotes.

La procesión impresiona por el silencio y la cantidad de fieles que llenan toda la Gran Vía de Colón o la calle General Luque. Además de las Cofradías, la cantidad de fieles superaba las mil personas.

La familia Martorell Rigo fue la encargada de animar y dirigir la reflexión de los presentes a través de nueve estaciones que pasan por todas las parroquias e iglesias de la ciudad. El pasado año se añadió el de la Residencia de Miquel Mir, después Sant Francesc, Cristo Rey, Santo Domingo, La Salle, Monges Tancades, Colegio de La Pureza y de nuevo Santa María la Mayor.


0 COMENTARIS